El PP rompe el pacto fiscal con el PNV por subir el IBI «por la puerta de atrás»

La portavoz del PP, Leticia Comerón, se dirige a Gorka Urtaran en un pleno municipal./rafa gutiérrez
La portavoz del PP, Leticia Comerón, se dirige a Gorka Urtaran en un pleno municipal. / rafa gutiérrez

Comerón suspende también la negociación presupuestaria, lo que deja a Urtaran en manos de EH Bildu para aprobar las Cuentas de 2019

Iosu Cueto
IOSU CUETO

La hostilidad municipal no entiende de apagones. Dos meses después de que el Gobierno PNV-PSE y el PP alcanzaran su segundo acuerdo consecutivo en materia fiscal para 2019, los populares dieron este miércoles por roto el pacto tras acusar a los jeltzales de intentar subir el IBI un 1% «por la puerta de atrás» y de autorizar unas exenciones en las escuelas infantiles «que no estaban pactadas». El sorpresivo portazo de Leticia Comerón a Gorka Urtaran afectará a algunas tasas que estaban pendientes de tramitar, aunque la principal consecuencia política será que los populares descartaron cualquier posibilidad de pacto presupuestario. Eso significa que jeltzales y socialistas, que gobiernan en minoría y que consideraron que «no había motivos» para la sorpresiva reacción del PP, deberán recurrir a EH Bildu si quieren aprobar las Cuentas de 2019, año electoral.

El enfrentamiento tuvo lugar en la comisión de Hacienda, donde los grupos debatían las alegaciones ciudadanas a la plancha fiscal aprobada inicialmente en septiembre por PNV-PSE y el PP. Cuando llegó el turno de Comerón, apuntó que los impuestos, tasas y precios públicos que no habían sido alegados «seguirían adelante» como estaba previsto -lo que blinda la congelación del agua, las basuras, el IAE o la Plusvalía-, pero no otros que se trataban el miércoles.

La edil centró sus críticas en el IBI, que creía congelado pero que «al final subirá porque el Gobierno foral del PNV va a revisar los valores catastrales en contra de lo que nos dijo ese mismo partido en el Ayuntamiento durante la negociación». Comerón se confesó «decepcionada» y dijo que Urtaran «ha roto el acuerdo de ordenanzas fiscales».

Compensación

El Ayuntamiento calcula la cuota del IBI mediante la aplicación de un tipo impositivo -que PNV-PSE y PP congelaron para 2019- a la base imponible o valoración catastral que realiza la Diputación cada cierto tiempo. De modo que el Consistorio puede dejar intacto el primer valor, pero el segundo depende del Gobierno foral y, si cambia, altera el recibo. «Este alcalde no tiene palabra. Si lo llegamos a saber, hubiéramos bajado el tipo para compensar la subida catastral», agregó Comerón.

El carné deportivo quedará congelado en lugar de subir y las escuelas infantiles estrenarán exenciones Consecuencias de la votación

Tras asumir que la Diputación subirá el IBI, el PP votó «en consecuencia» y se unió al resto de la oposición para congelar el carné deportivo -que iba a subir un 2%-. También votó en contra de extender las exenciones en las escuelas infantiles a quienes cobren menos de 18.000 euros anuales sin que haga falta un informe técnico de vulnerabilidad, una cuestión que al final aprobaron el resto de grupos.

La concejala de Hacienda, Itziar Gonzalo, replicó que «nosotros solo negociamos el tipo impositivo del IBI y jamás hemos pedido a la Diputación que haga una revisión catastral, como sí hacía el PP por carta cuando estaba en la Alcaldía para recaudar más. Eso demuestra que los populares deben quedarse en la oposición». La teniente de alcalde jeltzale lamentó la «sobreactuación» de Comerón y dijo que las ordenanzas fiscales «son las mismas que pactamos y no existen motivos para romper el acuerdo.