La solidaridad convierte el Gorbea en el Everest

El montañero Aitor Costa y Janire./E. C.
El montañero Aitor Costa y Janire. / E. C.

Aitor Costa subirá once veces seguidas hasta la cruz, la altura equivalente a los 8.848 metros de la cumbre más alta del mundo, para recaudar dinero para comprar una silla eléctrica a Janire

Gabriel Cuesta
GABRIEL CUESTA

Si Aitor Costa no va a la montaña, la montaña va a Aitor Costa. Incluso aunque sea la más alta del mundo, el imponente Everest. Si la fe mueve montañas, la solidaridad también. Lo demuestra el reto que se ha propuesto este vitoriano, que pretende 'coronar' esos 8.848 metros que mide la gran cumbre del Himalaya. Lo hará ascendiendo once veces los 800 metros que separan la cruz del Gorbea - con una altitud de 1.481 metros- des la zona de las canteras, para igual así 'simbólicamente' la altura del Everest. Llevará a cabo esta misión, que le llevará unas 30 horas, el fin de semana del 15 y 16 de junio.

¿El motivo? Ayudar a Janire a conseguir una silla eléctrica que le facilite su día a día. Esta joven vitoriana sufre tetraparesia espástica, una enfermedad que le obliga a necesitar este caro mecanismo, cuyo precio oscila entre los 15.000 y 18.000 euros. «Aitor conocía a mi marido del trabajo, sabía de la enfermedad de nuestra hija y cuando se puso en contacto con nosotros para plantearnos esta acción solidaria, pensamos '¿por qué no? Él quería subir al Everest de verdad, Pero suponía un coste muy alto. Demasiado lío», cuenta para EL CORREO la madre de la pequeña, Leyre Retuerto. El montañero vitoriano lleva varios meses manos a la obra para planificar este reto. «Aún queda mucho por entrenar. ¿Quién se anima? No me dejéis solo, eh. Sé que no lo vais hacer», invita en un vídeo de un entrenamiento subido a la página de Facebook 'Una tarta para Janire'.

«Intentaremos que Janire pueda estar en el reto, pero hay que estudiar la accesibilidad», explica una madre que busca con esta iniciativa «financiar una parte del coste de la silla». «Somos conscientes de que llegar a sufragar todo el gasto es muy difícil». Aitor Costa no estará solo, porque quien quiera podrá acompañarle en alguna de las subidas. «Estamos vendiendo camisetas a doce euros. La idea es conseguir una marea rosa en el Gorbea», cuenta Leyre.

También se organizará un sorteo -recogen donativos para esta actividad- y diferentes actividades en Gopegi. Habrá talleres para los más pequeños y una exhibición de Parkour. «La agenda pueden variar, al ser algo benéfico no estará nada confirmado hasta última hora», matiza Leyre, que busca patrocinadores y voluntarios para una jornada en la que les gustaría contar con música en directo y una batucada. Quien quiera colaborar, puede hacerlo a través de una donación en la página de Facebook de la iniciativa o en la cuenta abierta para esta causa: 2100-4995-43-2100292037.