Rebelión de los concejales del PNV en Barrundia, que dimiten todos en bloque

Los integrantes de la lista del PNV en las elecciones de mayo de 2015 en Barrundia./EC
Los integrantes de la lista del PNV en las elecciones de mayo de 2015 en Barrundia. / EC

Ninguno de los suplentes está dispuesto a acceder a la Corporación en lo que en Ozaeta se entiende como «un toque de atención al partido»

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

El PNV de Barrundia está en desbandada. Su portavoz, María Jesús Gómez, presentó su renuncia en el pleno del 13 de junio pasado «por motivos personales». En julio lo hicieron los otros dos concejales: Julia Díaz de Mendibil y José Antonio Pérez de Arrilucea. Los tres trabajaban desde la oposición de esta pequeña localidad de apenas un millar de habitantes que gobierna EH Bildu desde hace dos legislaturas. Ninguno de los candidatos ni los suplentes que se integraron la lista jeltzale en las elecciones de 2015 parece dispuesto a sustituir a sus compañeros dimitidos.

Gómez asegura que «me voy por razones personales». Preguntada por EL CORREO, garantizó que «no tengo ningún problema con el PNV. Mi decisión es puramente personal», insistió. En el Araba Buru Batzar -el órgano de dirección del partido en Álava- sostienen también que no se trata de un crisis que afecte a la formación. «Se trata de un asunto estrictamente municipal que no afecta al partido». Pero en ningún caso aclaran el motivo de esta extraña rebelión en bloque. «Llevamos la situación al Araba Buru Bazar a finales de julio y se nos convocó a una reunión con toda la filiación que de momento no se ha celebrado», abundó María José Gómez.

En la pequeña localidad de Ozaeta, que alberga el Ayuntamiento de Barrundia, es el principal tema de conversación. Los vecinos aseguran que «los concejales quieren trabajar por el pueblo, pero no se sienten respaldados por el PNV», aseguró un vecinos consultado. «Están enfadados por la gestión del agua y por la del Tren de Alta Velocidad», señaló otro. «Al parecer, llevan tiempo cabreados, pero no les han hecho caso. Parece que ser concejales solo les ha dado disgustos y han decidido irse todos juntos para dar un toque de atención al partido».

Las relaciones de los tres ediles entre sí y con el resto de la Corporación «son buenas», asegura el alcalde, Afro Olabe, de EH Bildu, sorprendido por la decisión. «No me lo esperaba porque el trato ha sido siempre normal».

De momento, sigue en el aire cómo se sustituirá a los dimitidos, que no acudieron a la sesión de julio ni a la del 2 de agosto. Los vecinos aseguran que «se han dado de baja del partido» y que «el propio presidente del ABB, José Antonio Suso se ha dirigido al Ayuntamiento».

La ejecutiva regional jeltzale no ha dado explicaciones acerca de «quienes les van a sustituir ni cuándo será», aunque aseguraron que «se mantendrá la representación». La normativa electoral permite, en casos como este -en el que ninguno de los candidatos de la lista electoral está dispuesto a asumir la concejalía-, que sean personas que no concurrieron a las elecciones quienes tomen el relevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos