El propietario recupera el palacio 'okupado' de los Álava-Velasco

Intervención de la Policía Local para desalojar la casona./Rafa Gutiérrez
Intervención de la Policía Local para desalojar la casona. / Rafa Gutiérrez

El inmueble se encontraba vacío cuando la Policía Local ha llegado para escoltar al propietario y un cerrajero

Judith Romero
JUDITH ROMERO

El Palacio Álava-Velasco vuelve a manos de sus propietarios. A media mañana, una patrulla de la Policía Local de Vitoria ha escoltado al propietario de la casona, un abogado, un arquitecto y un cerrajero para que su dueño 'recuperarse' el control de la casona, situada frente al centro cívico Aldabe, que ha permanecido 'okupada' durante los tres últimos meses. El inmueble permanecía vacío cuando han accedido los agentes de la Guardia urbana, por lo que el despliegue policial inicial ha sido reducido.

Sin embargo, una vez que se ha dado a conocer la noticia a través de las redes sociales han llegado componentes del movimiento 'okupa' que asaltaron el palacio a mediados de diciembre con el objetivo de emprender un proyecto feminista. Buscaban volver a entrar al edificio y la Policía se lo impedía por lo que se han registrado empujones, golpes y momentos de tensión. Varias patrullas de Policía Local y Ertzaintza se han aproximado entonces a la Zapatería y los agentes han dado cinco minutos a las mujeres para que retirasen sus pertenencias del interior del palacio. Ninguna comitiva judicial ha visitado el edificio, por lo que no ha sido necesario presentar ninguna orden.

En un primer momento quienes se han acercado a Aldabe al conocer que la comitiva se disponía a cambiar la cerradura junto con un cerrajero se han situado junto al Palacio, pero pronto una treintena de policías locales y algunas patrullas de la Ertzaintza han formado un cordón a su alrededor. Los gritos en contra de la intervención policial se han intensificado cuando, tras diez minutos de trabajos, el operario ha conseguido abrir la puerta del inmueble. Cuando parecía que la intervención se acercaba a su fin, los policías y las decenas de personas congregadas en la plaza han comprobado que una joven se había escondido en el interior de la casona.

Dos detenidos

La mujer se ha agarrado a la barandilla del balcón situado sobre la entrada y ha opuesto resistencia cuando los policías han intentado desalojarla, por lo que ha sido detenida instantes después. Quienes se habían concentrado a favor del espacio Talka se han encarado con los agentes y algunos han intentado cortar la carretera, pero la protesta se ha disuelto poco después de la marcha de la comitiva policial. Un hombre también ha sido detenido por intento de agresión.

Ubicado en el número 101 de la Zapatería, a pesar de que tenía las puertas cerradas y las ventanas tapiadas, las activistas accedieron al edificio y colocaron carteles para reivindicar el denominado proyecto Talka, a través del cual pretenden convertir el inmueble en un espacio «autogestionado por y para mujeres». Es decir, en una versión alternativa a la Casa de las Mujeres (Emakumeen Etxea) que el Ayuntamiento quiere abrir en el palacio Etxanobe. Sin embargo, las visitas de inspección realizadas por la Policía Local durante las últimas semanas constataban que no había mucho movimiento en su interior.