Profesores de FP se encierran en Mendizabala para reclamar acceso a las oposiciones

Los docentes, durante la rueda de prensa./Jesús Andrade
Los docentes, durante la rueda de prensa. / Jesús Andrade

Denuncian que a una parte de docentes técnicos se les está vetando el acceso a una plaza fija y la falta de respuestas por parte del Gobierno vasco

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Profesorado técnico de la red pública de Formación Profesional ha comenzado este miércoles un encierro en el centro de Mendizabala con el objetivo de denunciar y dar visibilidad a la situación de «desigualdad» que están sufriendo. Denuncian que desde que el año pasado comenzara a aplicarse un real decreto de 2007 una parte de estos docentes técnicos no han tenido derecho a realizar la OPE de Educación de 2018 al carecer de título oficial.

«Esto significa una pérdida de derechos ya que no podemos optar a hacer oposiciones que nos asegurarían una plaza fija. Lo que nos aboca a depender de movimientos y sustituciones», han denunciado esta mañana los representantes sindicales Lander Urtaza y Joseba Zengotitabengoa. «En el peor de los casos puede ocurrir que nos quedemos sin trabajo alguno de nosotros, ya que con la nueva manera de puntuar la gente que viene detrás y opta a las oposiciones nos pueden adelantar y quedar nosotros en segunda fila», ha profundizado Urtaza durante una concurrida comparecencia en la que han estado arropados por muchos compañeros de la FP.

El profesorado técnico lamenta que llevan más de un año reclamando reuniones con la administración para solucionar este problema y que a día de hoy no han obtenido respuesta por parte del Gobierno vasco. Ahora, «cansados», han decidido realizar un encierro indefinido que comienza este miércoles pero no tiene fecha de finalización para pedir «movimientos y una solución». Esta protesta, sin embargo, no afectará a las clases ya que se seguirán impartiendo con normalidad en todos los centros de FP de Vitoria.

A pesar de que no tienen datos concretos, calculan que la aplicación del real decreto afectaría a unos 250 docentes en Euskadi y si se extiende a otras especialidades más allá de la electricidad, la informática, la automoción o el mantenimiento podría llegar a los 500. El encierro en Mendizabala ha comenzado con 15 personas, pero los portavoces esperan que se sumen más profesores y también en otras ciudades. Mañana (el jueves) está prevista una reunión con compañeros del resto de Euskadi para determinar los próximos pasos a seguir. «Hasta ahora hemos sido válidos para dar las clases y hemos aportado nuestro trabajo para que la FP esté donde está. En su día, muchos dejamos nuestro trabajo en la industria privada para dedicarnos a esto porque había demanda de profesores y ahora nos encontramos con este problema», ha zanjado Urtaza.