Los policías locales trasladan al Ayuntamiento de Vitoria su «última oferta»

Un agente local multa a un turismo mal estacionado. /Igor Aizpuru
Un agente local multa a un turismo mal estacionado. / Igor Aizpuru

Reclaman un plus de productividad de 180 euros brutos al mes por trabajar en los días «especiales» y que sólo cobrarían íntegro en caso de no cogerse la baja

DAVID GONZÁLEZ

El Gabinete Urtaran ya tiene sobre su mesa la nueva propuesta del comité de empresa municipal para atajar de una vez el conflicto de la Policía Local, iniciado hace 110 días. Según ha sabido este periódico en exclusiva, se trata de «la última oferta» que lanzará el bando de los funcionarios. El borrador -ideado por Sipla y Erne, las dos centrales mayoritarias en Aguirrelanda- solicita un plus de productividad para paliar la «grave merma» de sus «condiciones laborales y familiares por el déficit de efectivos que nos obliga a no poder librar en los ‘días en rojo’».

En la jerga de Aguirrelanda los ‘días en rojo’ son jornadas especiales donde se requieren un mayor número de efectivos para poder cubrir pruebas deportivas de fin de semana, el mercado medieval, festivales como el Azkena y todas las festividades del calendario como La Blanca, San Prudencio o Nochevieja. Es decir, alrededor de tres al mes.

En base a este factor, el ofrecimiento «definitivo» de las centrales pide un complemento económico mensual. Éste alcanzaría los 180 euros brutos para cada agente de la escala básica «por renunciar a nuestra conciliación familiar». Sin embargo, habría un requisito inexcusable para recibirlo íntegro; la prohibición de cogerse ni una sola baja. Cada ausencia implicaría el descuento de una cantidad económica. El borrador plantea cerca de doce euros.

Precisamente hace justo una semana, en el desfile de Carnaval, apenas dieciséis guardias trabajaron ante el aluvión de ausencias, que fue interpretado como un aumento de la presión desde la comisaría de Aguirrelanda. El Gabinete Urtaran las cifró las del sábado en «28», más otras «7» el domingo. Bailan las cifras al preguntar al otro bando. «Hubo diez la jornada del desfile», aseguran fuentes policiales. «Las otras dieciocho» se produjeron «en las fechas anteriores». Las siete dominicales «corresponden a un turno distinto al que trabajó el día anterior».

Semejante desbandada -aparte de obligar al desvío de servicios a la Ertzaintza- provocó el ultimátum público del alcalde. Tanto el jueves como ayer, Gorka Urtaran, puso el próximo miércoles 21 como tope para cerrar un acuerdo. De no lograrse, anunció «medidas contundentes» -sin explicar cuáles- contra la plantilla de la Policía Local. La oferta sindical incluye otros aspectos como la implantación de «servicios mínimos» o la ampliación de la plantilla «lo más rápido posible».

La compensación exacta

En principio, la respuesta del equipo de gobierno llegará el lunes o el martes a más tardar. La cantidad exacta a percibir se presupone como el mayor escollo, según todas las fuentes consultadas. En este punto, medios sindicales recalcan «nuestro ánimo real de llegar a un acuerdo justo para todos y de ofrecer un buen servicio, que ahora no se da debido a la negativa de meter horas extras o cambios de turno gratuitos».

Este conflicto arrancó el pasado 31 de octubre. Primero hubo una negativa generalizada a reforzar las ausencias. Luego una huelga de celo. Y lo último, el aluvión de bajas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos