El PP plantea a Urtaran pactar los impuestos para bajarlos a las familias y las empresas

Urtaran dialoga con su 'socio' López de Munain en presencia de los populares Comerón y Garnica. /Blanca Castillo
Urtaran dialoga con su 'socio' López de Munain en presencia de los populares Comerón y Garnica. / Blanca Castillo

Comerón considera que «no toca aumentar la presión fiscal» y recuerda que hay un incremento de los ingresos corrientes del Ayuntamiento

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

En septiembre pasado fue posible el acuerdo entre el Gabinete Urtaran y el PP en materia de ordenanzas fiscales para 2018. El pacto supuso la congelación de todos los impuestos -salvo el de vehículos, que bajó un 2,5%- y de las tasas de agua y basuras. Con el inicio del curso político entra de nuevo en escena la negociación sobre las medidas fiscales que afectarán a los vitorianos en 2019.

Los populares, de la mano de su líder, Leticia Comerón, trasladaron ayer su disposición a revalidar ese acuerdo pero mediante la bajada o congelación de impuestos y el aumento de deducciones. «No toca aumentar la presión fiscal», dijo la portavoz, que recordó que el equipo de gobierno PNV-PSE ya ha planteado «subidas del 2% en las tasas de agua y basuras, en las licencias de apertura de nuevos negocios y en las tarifas para acoger congresos -en el Palacio Europa». En estos tres casos concretos, el PP propone la congelación. Además, apuesta por volver a bajar el impuesto de vehículos otro 2,5% y por ofrecer deducciones del 10% en el IBI (impuesto de bienes inmuebles) para los locales vacíos que acojan nuevos negocios.

«Queremos favorecer a las familias y también la actividad económicas de las empresas», aseguró Comerón. Su formación también trabaja en un tercer eje, el de las ayudas a la rehabilitación «mediante bonificaciones fiscales que incentiven la eficiencia energética y las reformas de viviendas, edificios y pabellones industriales. Tendría su repercusión en el IBI y en el Impuesto de Construcción».

Mañana tendrá lugar el primer encuentro entre representantes del Gabinete Urtaran y del PP para abordar las ordenanzas fiscales. «Estamos dispuestos a alcanzar un acuerdo beneficioso para Vitoria en materia de impuestos y tasas», expresan portavoces del Ejecutivo local. Según sus datos, en esta legislatura la presión fiscal hacia los ciudadanos ha bajado de 640 euros por persona en 2015 a 622,13 en 2017.

La situación de los ingresos corrientes, expuso Leticia Comerón, «también es clave» a la hora de afrontar la propuesta fiscal. «En 2014, el último año completo de gobierno del PP, la cantidad ascendía a 309 millones de euros y para 2018 Urtaran presupuestó 346. Y con el aumento de recaudación la previsión de ingresos por el Fofel (Fondo Foral de Financiación de las Entidades Locales) también es mayor».

Plusvalía

El PP también quiere que en la negociación se incluya el debate sobre el impuesto de plusvalía «porque se siguen cometiendo injusticias. En julio por las juntas de gobierno pasaron 69 casos de vitorianos que han recurrido ese impuesto porque a pesar de haber vendido su vivienda y haber tenido pérdidas se les ha cobrado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos