Piden seis años de cárcel por quedarse un millón de euros de un cliente vitoriano de su banco

Vista panorámica del Palacio de Justicia de Vitoria./Rafa Gutiérrez
Vista panorámica del Palacio de Justicia de Vitoria. / Rafa Gutiérrez

El acusado, exdirector de una sucursal, ofreció a un empresario vitoriano abrir cuentas en Suiza. Sin su consentimiento, hizo transacciones y enriqueció su patrimonio

EL CORREO

La Fiscalía alavesa pide seis años de cárcel para el director de una sucursal bancaria acusado de apropiarse indebidamente de 1.074.434 euros de un empresario vitoriano. El escrito de acusación relata que entre 1996 y 2001 estuvo al frente de una sucursal de Bilbao filial de un grupo bancario internacional y ofrecía a determinados clientes la posibilidad de abrir cuentas y realizar inversiones financieras en un banco de Suiza.

Fue en 1998 cuando contactó con un empresario vitoriano al que le propuso sus servicios como intermediario y el cliente decidió abrir varias cuentas a su nombre y el de su mujer en una sucursal de Ginebra. Durante los siguientes años, el matrimonio ingresó diversas cantidades de dinero, que en 2004 alcanzaron los 1.239.012 euros.

El Ministerio Público añade que el acusado abusó de la confianza depositada por el empresario y entre 2004 y 2008 realizó, sin su conocimiento y consentimiento pero sí con el propósito de obtener un ilícito beneficio económico, distintas transacciones desde estas cuentas hacia otras de terceras personas para hacerse con los importes. No consta que los favorecidos tuvieran pleno conocimiento de las operaciones realizadas por el procesado.

De esta manera, se produjo un «perjuicio para el patrimonio» del empresario cifrado en 1.074.434 euros que «revirtió en beneficio» del acusado, quien actuó movido por un «propósito de enriquecimiento patrimonial».

Ya pagó 550.000 euros

El escrito del fiscal añade que el cliente falleció en 2007 y que en abril de 2010 el exdirector de la sucursal entregó a su viuda y a uno de sus hijos 550.000 euros tras haber firmado un año antes un reconocimiento de deuda por importe de 1,2 millones.

Para el Ministerio Público los hechos suponen un delito de apropiación indebida o alternativamente un delito de administración desleal. También reclama que se tenga en cuenta la circunstancia atenuante de reparación del daño causado.

Por todo ello pide que se le impongan seis años de cárcel y una multa de 5.400 euros y solicita que el acusado indemnice a los herederos del empresario con 1.074.434 euros, cantidad a la que habrá que descontar los 550.000 ya entregados.