Las mayores infracciones de velocidad cazadas en Vitoria

El radar de la Guardia urbana 'cazó' a 18 conductores a más de 100 kilómetros por hora./Policía Local
El radar de la Guardia urbana 'cazó' a 18 conductores a más de 100 kilómetros por hora. / Policía Local

El radar de la Policía Local ‘cazó’ el año pasado a 18 conductores a más de 100 kilómetros por hora en el casco urbano

DAVID GONZÁLEZ

Todos pisaron demasiado el acelerador. Sin importarles que volaban en una calle transitada por ciclistas, otros turismos y peatones. Hasta dieciocho conductores ‘cazaron’ los radares de la Policía Local cuando pulverizaban todos los límites permitidos. Una misma infracción les engarza: superar los 100 kilómetros por hora en algún tramo urbano. Los mayores ‘fitipaldis’ de Vitoria. Una amenaza al volante.

Sus infracciones les costaron una pérdida de seis puntos a cada uno. También les tocó aflojar la cartera. A razón de 600 euros por barba. En tres casos, los que superaron los 110 kilómetros por hora, se las tuvieron que ver con un juez.

Lo explica el fiscal delegado de Seguridad Vial en el País Vasco, Manu Pedreira. «A todo aquel que exceda en 60 kilómetros por hora el límite urbano de 50 se le procesa por un delito penal», dice. Esto puede conllevar hasta penas de cárcel. «Pero en cualquier caso, todos son individuos con suerte», ataja este experto.

- ¿Por qué?

- Muy fácil. Porque no se han matado ni han matado a nadie.

«A esa velocidad saben que están yendo a 110, por ejemplo, y creen que mantienen un cierto control sobre el vehículo. Pero olvidan el factor psicológico para el resto de usuarios de la calzada, que actuamos conforme a una expectativa. No esperas que un vehículo vaya a 110. Tu percepción de seguridad cambia radicalmente, porque no te lo esperas», continúa el fiscal vitoriano.

A lo largo del año pasado, la Guardia urbana impuso 21.643 sanciones por exceder los límites de velocidad en alguna calle del término municipal. El top 5 lo encabeza la Avenida de Bruselas, en Salburua, con 3.005 infracciones. Le sigue una calle principal como la Avenida de Zabalgana, con 2.327 actas. En tercer lugar figura el Bulevar de Salburua (2.228). Y cierran esta lista negra la Avenida de Los Huetos (1.995) y la calle Aragón, en Arana, con 1.792 expedientes.

El concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero, repasa estos datos con preocupación. «Muchas veces no somos conscientes del riesgo que conlleva circular a una velocidad inadecuada y que el exceso de de velocidad es uno de los factores más determinantes en los accidentes de tráfico; además de generar inseguridad en peatones, ciclistas y otros usuarios de la vía pública, a los que también queremos proteger». De ahí que recuerde que «la reducción de la velocidad en las zonas urbanas es uno de los objetivos que nos hemos marcado para aumentar la seguridad vial».

Prevenir y corregir

«Queremos poner el acento no sólo en la prevención, sino en la correción de esa conducta, para evitar que se genere un riesgo evidente a terceros, aparte de a sí mismos», continúa Pedreira. Hace sólo tres semanas, un Mercedes fue pillado a 120 kilómetros por hora en Portal de Bergara, arteria que atraviesa el polígono industrial de Betoño. Esta misma calle tiene el triste honor de contar con el mayor pico de velocidad detectado en el casco urbano vitoriano. Data de agosto de 2015. Un turismo voló a 123 kilómetros por hora. Casi el triple de lo permitido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos