Padres de la enseñanza concertada piden en Vitoria la implicación del Gobierno vasco

En la pancarta se leía «Gure seme-alabengatik (Por nuestros hijos). Solución ya. Escuela concertada vasca». /Igor Marín
En la pancarta se leía «Gure seme-alabengatik (Por nuestros hijos). Solución ya. Escuela concertada vasca». / Igor Marín

Desde diferentes AMPAs de colegios de Álava critican que los servicios mínimos durante los días de huelga han sido «insuficientes» y solicitan ayuda para desbloquear el conflicto

Ramón Albertus
RAMÓN ALBERTUS

«Son ocho días perdidos», criticaron representantes de diferentes AMPAS, durante la concentración que ha tenido lugar este domingo en la Plaza de Correos. Proclamas como «la escuela concertada se siente marginada», «en la Educación está la solución» y sobre todo «nuestros hijos son los afectados» han sido coreados por decenas de padres y madres que reclaman que se ponga fin a una huelga donde sienten que «nadie quiere ceder». «Que se sienten hablar porque los afectados son los alumnos», demandan a su vez a los responsables de Kristau Eskola y a los sindicatos. «Ambas partes nos instan al Gobierno vasco y por eso pedimos que solucione este conflicto».

«Es una pena saber que se pueden perder el curso » señala Laura, madre de dos alumnos, de 7 y 11 años del Colegio Niño Jesús. Desde los diferentes AMPAs se critica que los servicios mínimos han sido «muy insuficientes». «Hay clases con dos monitores para 54 niños», critica Nuria Lázaro, del AMPA Carmelitas, una de las organizadoras de la convocatoria. Remarca que las familias están preocupadas «porque tenemos la sensación de que se está jugando con la educación de nuestros hijos».

También desde la asociación de madres y padres de Escolapios señalan que, aunque en cada colegio ha afectado de manera diferente la huelga, los más perjudicados son los alumnos de ciclos superiores. En bachillerato «la cantidad de clases que están perdiendo no la van a recuperar», señala Ana que tiene un hijo que cursa primero de bachillerato. «No están teniendo clase de Física y Química, Dibujo Técnico, Tecnología y Euskera. Son cuatro asignaturas fuertes. Y lleva ocho días perdidos, más cuatro de la primera huelga. Han perdido esos días y es muy complicado que lo recuperen», remarca acerca del perjuicio que ocasiona este conflicto a la hora de afrontar selectividad.

Desde el AMPA del colegio Inmaculada Concepción subrayan que los servicios mínimos han sido tan escasos que ha habido alumnos «cuidando de clases de otros alumnos». «Ha habido niños de 12 años cuidando de clases de 8 y de 6 años. En la primera convocatoria de huelga esto se dio». Esta semana, una agrupación de diferentes AMPAs -que representan el 50% del alumnado de Álava- se enviarán cartas a Kristau Eskola, Gobierno vasco y sindicatos pidiendo que se desbloquee el conflicto.

 

Fotos

Vídeos