PNV y PP alcanzan un acuerdo para los impuestos en Vitoria

La portavoz del PP, Leticia Comerón, momentos antes de anunciar el acuerdo con el PNV en una rueda de prensa./Jesús Andrade
La portavoz del PP, Leticia Comerón, momentos antes de anunciar el acuerdo con el PNV en una rueda de prensa. / Jesús Andrade

Ambas formaciones han mantenido encuentros discretos a lo largo de las últimas semanas

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

El Partido Popular, principal partido de la oposición, ha vuelto a convertirse en el aliado del Gobierno PNV-PSE a la hora de aprobar los impuestos, tasas y precios públicos de 2019. Con el acuerdo que han alcanzado populares y jeltzales, y que a las 11.30 horas ha hecho público Leticia Comerón, Vitoria reedita el pacto alcanzado para este año, con la dificultad añadida de que es el último de la actual legislatura.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento se ha mostrado satisfecha porque, a su juicio, este acuerdo «es bueno para los vitorianos porque se pagarán menos impuestos». Comerón ha apuntado que, tras las subidas de los impuestos y el notable iaumento de ingresos en las arcas municipales a través del Fofel, han llegado a la conclusión de que «con esos incrementos teníamos una capacidad muy importante de ingresos corrientes», ha apuntado.

La edil popular ha echado mano de un dato: en el cierre de los ejercicios 2014 y 2017 se habían incrementado hasta 30 millones los ingresos corrientes del Ayuntamiento. Para el año 2019 la previsión es también de aumento del dinero procedente del Fofel. Con estas premisas, el PP ha considerado que «no tocaba subir impuestos».

Tras esta introducción, Comerón ha ido desgranando los detalles del pacto. Según Comerón, los vitorianos van a ver reducidos sus impuestos; una medida de la que se beneficiarán familias y negocios; y que, en su conjunto, afectará a la totalidad de los vitorianos. Así, la líder del PP ha señalado que han conseguido «bajar un 2% el impuesto de vehículos»; frente a la reducción del 2,5 logrado el año pasado.

De igual modo, han logrado que se congele el precio del billete de los autobuses urbanos de Tuvisa. Cabe recordar que en 2017, el coste del billete subió de 1,15 a 1,40 euros. «Ahora apostamos por la congelación», ha apostillado la edil del PP.

Ambas formaciones han acordado también que se congele la tasa del agua y el impuesto de basuras. «Con estas propuestas, y con la reducción del impuesto de vehículos creemos que facilitamos el día a día de las familias vitorianas», ha enfatizado.

El pacto fiscal también afecta a los negocios, puesto que se adoptarán una serie de medidas para beneficiar la actividad económica. En cuanto al Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se aplicará el máximo porcentaje de bonificación. PNV y PP han acordado que aquellas empresas que facturan uno y dos millones se les pueda bonificar un 25%. Esta medida alcanzaría a unas 800 empresas en Vitoria. Asimismo, se congelará la licencia de apertura de los nuevos negocios. «Estamos satisfechos por ello», ha dicho. En otro orden de cosas, Comerón ha apuntado que los populares «hemos conseguido la congelación de tarifas de los usos congresuales para seguir impulsando a Vitoria como ciudad de congresos».

La portavoz del PP en el Consistorio ha apuntado también que desde su formación se han presentado otras medidas como la bonificación en obras de eficiencia energética. En este caso, «hemos acordado que estas propuestas las vamos a llevar a debate en Juntas Generales -ha agregado-. Nos comprometemos a través de nuestro grupo juntero a poder trasladar allí este debate con el objetivo de aprobarlo», ha avanzado.

Además, Comerón ha considerado que es fundamental que se solucione ya el tema de la plusvalía, ya que se trata de «un impuesto injusto para los vitorianos. Se tiene que cerrar este debate en Juntas Generales. Lo llevaremos a esa Cámara para conseguir corregir aspectos de este impuesto. Desde el PP seguiremos defendiendo que hay que modificarlo». A modo de conclusión, la política popular ha destacado encontrarse «muy satisfecha con el acuerdo dado que quería bajar la presión fiscal. Es un buen acuerdo porque beneficiar a los vitorianos», ha zanjado antes de añadir que, de cara a la negociación del presupuesto para el ejercicio 2019, espera «poder llegar a otros muchos acuerdos a lo largo de estos meses para beneficiar a los vitorianos».

Segundo acuerdo de la legislatura

El presidente de los populares alaveses, Iñaki Oyarzábal, ya había agurado a primera hora de este jueves un inminente acuerdo entre su formación y el Ejecutivo local PNV-PSE en materia de impuestos, tasas y precios públicos en Vitoria. Oyarzabal había desvelado que las conversaciones entre ambos partidos, que se han sucedido de manera discreta en las últimas semanas, iban por buen camino y que el acuerdo era perfectamente posible en breve.

Peio López de Munain e Itziar Gonzalo.
Peio López de Munain e Itziar Gonzalo. / Jesús Andrade

Es la segunda ocasión en la legislatura en la que populares y el Gabinete Urtaran alcanzan un pacto para establecer los impuestos locales. El PP de Leticia Comerón, muy crítico con la gestión de Urtaran en todos los ámbitos, también en lo que se refiere a la fiscalidad local, ha puesto las líneas rojas de sus pretensiones en la rebaja de la presión fiscal para los vitorianos, dado que el momento económico se encamina hacia un incremento de la recaudación. «Los ingresos corrientes del Ayuntamiento han aumentado año tras año, pasando de 309 millones de euros en 2014 a 346 millones de euros en 2018. Hay margen para volver a bajar la presión fiscal a los vitorianos», señaló la portavoz popular en la presentación de sus intenciones en materia de impuestos.

Comerón reclamó entonces la congelación del IBI y la reducción de la presión fiscal en el resto de impuestos. El año pasado, cuando también se acordó la tabla impositiva entre ambas formaciones los populares lograron reducir el Impuesto de Vehículos y congelar el resto.

«Es una buena noticia para la ciudad», dice el PNV

Nada más terminar la rueda de prensa protagonizada por Leticia Comerón, ha comenzado otra comparecencia ante los medios en la que han participado Itziar Gonzalo, concejala responsable de Hacienda; y el teniente de alcalde, el socialista Peio López de Munain. En relación a la intervención de la portavoz del PP, han matizado que tanto el recibo del agua como el precio del billete de Tuvisa llevan una tramitación distinta y que, en principio, no hay una previsión de incremento.

Itziar Gonzalo ha señalado que el pacto alcanzado entre el equipo de gobierno y el PP consiste en que se acepta la propuesta fiscal del Gobierno municipal que consistía en la congelación de impuestos y la actualización de tasas y precios públicos del 2%. Las tres propuestas del PP que se incorporan son la bajada del 2% del impuesto de vehículos; la congelación de la tasa de basuras y de la licencia de aperturas. En el resto de tasas se mantiene la subida del 2% (actualización del IPC). «Es una muy buena noticia para la ciudad. Se mira a las familias y se garantiza el mantenimiento de servicios públicos».

Por su parte, López de Munain ha indicado que el acuerdo posibilita que «no peligren los servicios municipales. Los ingresos no se van a ver afectados. Queda demostrado que el diálogo es la parte más natural a la hora de funcionar para que la ciudad vaya avanzado. Sería deseable llegar a un acuerdo presupuestario. Es un llamamiento para ver si somos capaces; mantenemos la puerta abierta a negociar», ha destacado. Gonzalo, por su parte, ha apuntado que mantendran encuentros con todas las formaciones políticas.

Respecto a las palabras de Comerón en relación al asunto de la plusvalía, la responsable de la Hacienda municipal ha subrayado que, en principio, este tema «no forma parte del acuerdo». El pacto en materia fiscal, sin embargo, garantiza el poder «mantener la capacidad inversora del Ayuntamiento», ha subrayado. «Uno de los requisitos que defendemos en nuestro modelo de gestión y una de las premisas que trasladamos para que este acuerdo fuera posible es que no se resintiera el músculo económico del Ayuntamiento, especialmente en un año en el que vamos a ver cómo se culminan muchas de las obras que están haciéndose».