Las obras de la carretera de Saratxo comenzarán en primavera y finalizarán a finales de 2021

Las obras de la carretera de Saratxo comenzarán en primavera y finalizarán a finales de 2021

La Diputación ya ha adjudicado la obra que «incrementará de forma sustancial la seguridad» por 19,1 millones de euros

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Después de décadas, la reforma de la A-625 es ya una realidad. La Diputación Foral de Álava ha adjudicado la obra de la carretera entre Amurrio y Orduña que atraviesa el núcleo de Saratxo por un importe de 19,1 millones de euros. Las obras comenzarán esta primavera y concluirán previsiblemente a finales del año 2021 ya que el plazo de ejecución es de algo más de dos años y medio, 32 meses.

El proyecto será llevado a cabo por la UTE formada por Nuño y Pescador, Balgorza y Aglomerados Los Serranos y el objetivo principal es incrementar «de forma sustancial la seguridad y comodidad de una vía que presenta hoy una elevada accidentalidad». De hecho, el espacio en el que se va a actuar figura desde el año 2000 como tramo de concentración de accidentes. En los últimos 11 años se han producido allí un total de 147 siniestros, de ellos 52 fueron con víctimas y se registraron 6 personas fallecidas y 4 heridos graves.

Los trabajos contemplan el acondicionamiento y mejora de la carretera entre los puntos kilométricos 354,2 y 357,3 para eliminar cambios de rasante y curvas peligrosas y ordenar «con criterios de seguridad» los accesos a los núcleos de población y propiedades particulares. La nueva carretera será de doble sentido con dos carriles de 3,50 metros y arcenes de entre 1,50 y 2 metros. Además, incluye un enlace a desnivel para conectar la vía principal con las zonas industriales de Amurrio.

Según ha destacado el diputado general, Ramiro González, «este enlace incorpora modificaciones respecto al proyecto inicialmente previsto con el objetivo de reducir la ocupación de suelo en más de 6.500 metros cuadrados y separarlo aún más del cauce del río Nervión». El proyecto servirá además para realizar parte del Plan Especial del Parque Lineal del Nervión, en concreto se ejecutará el parque con su senda ciclista y peatonal, entre los accesos al polígono de Tubacex y el núcleo de Saratxo.

Se trata de la segunda obra más importante de la legislatura desde el punto de vista de la inversión económica solo por detrás de los 21 millones de euros destinados al desdoblamiento de la carretera N-124 a la altura de Berantevilla y Zambrana; la construcción de la nueva variante de Berantevilla; y el acondicionamiento de los accesos al polígono industrial de Lacorzanilla. «La carretera de Saratxo era uno de los grandes retos al comienzo de la legislatura, llevaba muchos años pendiente de ejecutar y no se conseguía una mayoría en Juntas Generales. Ahora este hito está resuelto», ha aplaudido Ramiro González.

Críticas de los vecinos

La solución, sin embargo, no convence a los vecinos de la zona. Ellos presentaron una iniciativa muy distinta, costeada por Orain Araba, con menor ocupación del suelo y la opción de una rotonda a nivel sin enlaces elevados pero que no ha contado con el respaldo foral. La plataforma Saratxo Bizirik 2.0 denunció recientemente que no se ha cumplido el acuerdo del pleno de Tierras Esparsas celebrado en Amurrio en mayo de 2017 porque la vía «va a fraccionar más el terreno y el aumento de la velocidad no va a venir acompañada del incremento de la seguridad».