Nanclares sucumbe al embrujo

Óscar Salgado lleva ya nueve años encarnando al popular personaje, que trae la fiesta al municipio alavés./Jesús Andrade
Óscar Salgado lleva ya nueve años encarnando al popular personaje, que trae la fiesta al municipio alavés. / Jesús Andrade

La bajada del Brujo da inicio a cuatro días de fiestas con el concierto de La Pegatina el sábado como plato fuerte

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

La alegría ha llegado este miércoles del cielo a Nanclares. A las 18.30 horas se descorchaba la fiesta en el pueblo con el descenso de El Brujo desde lo alto de la parroquia de La Asunción de Nuestra Señora. Nueve años lleva Óscar Salgado encarnado al popular personaje ataviado con su blusa, abarcas, txapela y paraguas, calcado a Celedón. «Confío plenamente en ellos», confesaba minutos antes del inicio de la bajada mientras sus ayudantes le ataban el arnés en el campanario, a diez metros del suelo.

Abajo, las peñas y el resto de vecinos aguardaban al ritmo de la fanfarre Gesaltza y acompañados de los cabezudos Inaxio, La Txata, Patxi y Tronchabuches. En su camino, en el que lanzó caramelos y chocolates, El Brujo hizo una parada para desear a sus convecinos una buenas fiestas y también aprovechó para hacer un llamamiento al respeto. «Ez da ezetz. Acabemos todos de una vez con esta lacra», dijo en referencia a las agresiones machistas. Una vez alcanzado el suelo, colocó el pañuelo festivo al presidente de la junta administrativa, Benemérito Picón, y a la Bruja Txiki de este año, Eider Marquínez Rodríguez.

Como novedad en el programa, este año la Comisión de Fiestas ha querido recuperar una de las tradiciones perdidas. Tras el descenso del Brujo y la kalejira tuvo lugar el concurso de zurracapote, esa bebida típica de las fiestas populares a base de vino, azúcar, canela, limón y otras frutas al gusto en el que participaron las diferentes peñas. Después llegó la hora del poteo.

Las celebraciones en honor de la Asunción de Nuestra Señora y San Roque continuarán hasta el sábado. Hoy con el mercado de artesanía, campeonato de bolos, paellada, espectáculo de humor callejero o fuegos artificiales. El plato fuerte llegará el sábado con la actuación del grupo catalán La Pegatina, que en 2014 actuó en la plaza de Los Fueros durante las fiestas de Vitoria.

Temas

Álava