Muere un vitoriano de 36 años tras sufrir una rotura cervical en una piscina en Salamanca

El joven se lanzó al agua de cabeza y, «como consecuencia de un golpe», se quedó inconsciente.

EL CORREO

Familiares, amigos y compañeros de trabajo en la planta de Michelin en Vitoria dieron ayer el último adiós a José Ignacio Molinero Vicente, que falleció el martes en el Hospital Clínico de Salamanca donde se encontraba ingresado desde el pasado sábado. En esa fecha del 12 de agosto, José Ignacio tuvo que ser rescatado de las piscinas de la localidad de Ciudad Rodrigo, donde al parecer se encontraba con unos amigos. El joven vitoriano de 36 años se lanzó al agua de cabeza y, «como consecuencia de un golpe» -explicaron desde el recinto deportivo-, se quedó inconsciente.

Socorristas del complejo le reanimaron tratándole de restablecerle el pulso hasta la llegada de una UVI móvil que le trasladó de urgencia hasta la capital salmantina. Molinero Vicente, que estaba casado, permaneció ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos pero su estado de salud empeoró en los últimos días. Y en la mañana del martes falleció, como consecuencia de una rotura cervical.