Un millar de alumnos y profesores exigen en Vitoria que se frenen los recortes en la educación para adultos

Concentración de afectados frente al Gobierno vasco en Lakua. /Jesús Andrade.
Concentración de afectados frente al Gobierno vasco en Lakua. / Jesús Andrade.

Denuncian que el nuevo decreto que prepara el Gobierno vasco dejaría fuera a «muchísimas personas» que asisten a formación no reglada

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Alumnos, profesores y directores de las aulas para adultos se han concentrado esta mañana frente al Gobierno vasco para exigir que se escuchen sus reivindicaciones y denunciar la privatización en este ámbito. El departamento de Educación prepara un nuevo decreto que a su juicio es sinónimo de recortes y desigualdad. Según critican los afectados, limita la posibilidad de matricularse y reduce mucho la oferta de formación no reglada o complementaria, lo que ellos definen como «aprendizaje a lo largo de la vida».

Los centros de Educación de Personas Adultas (EPA) priorizarían cuando entre en vigor el nuevo decreto -que todavía no afectaría al próximo curso- a aquellos alumnos que deseen obtener una titulación. Y esta situación es la que más ha indignado a los usuarios. «Según el departamento de Educación, la oferta de la no reglada no tiene sentido o no es competencia del Gobierno vasco sino que recaería en otras entidades como Ayuntamientos, aulas de cultura o entidades privadas», ha denunciado Josu Mediavilla, secretario de EHIZE, la asociación de directoras y directores de centros públicos de educación de personas adultas de Euskadi.

«Esta situación dejaría fuera a muchísima gente que tiene ganas de seguir siendo activo, reciclarse e incidir en la sociedad», agregaba Mediavilla, que lamentaba que «a la vez que se nos pide que no nos quedemos jugando a las cartas y sigamos aprendiendo, se nos está negando esa posibilidad». Por su parte, Dalmacio Martín, presidente de la asociación estudiantil Abagunea, denunciaba que «el Gobierno vasco está transfiriendo sus competencias a Lanbide y las EPAS están viendo reducida de manera drástica su carga de trabajo».

Cursos en Lanbide

Representantes de los casi un millar de afectados llegados de todo Euskadi que se han concentrado en Lakua han accedido a la sede del Gobierno vasco para entregar un escrito a nombre la consejera Cristina Uriarte. En él se explica que el Servicio Vasco de Empleo-Lanbide homologa cursos y materias que deberían ser competencias de las EPA, como por ejemplo competencias básicas en lengua, matemáticas o informática. También se hace un llamamiento para que las horas dedicadas a la formación no reglada no se vean reducidas «del 20% actual al 5%».

Los afectados han advertido además de que el decreto que prepara el Ejecutivo autonómico tendría también consecuencias directas sobre el profesorado ya que el número de docentes se rebajaría de manera notable. «Llevamos meses en conversaciones, que no negociaciones, con el Gobierno vasco y seguiremos en ello porque necesitamos definir de manera consensuada un plan integral para los próximos años. Esta es la única manera de lograr algo, pero sentimos que el Gobierno vasco está muy cerrado», han coincidido Josu Mediavilla y Dalmacio Martín.

En 2017, un total de 11.471 alumnos estudiaban formación reglada en la EPA, un número que se ha visto reducido a la mitad en diez años. En concreto, a la EPA Paulo Freire de Vitoria asisten alrededor de 2.600 personas, 1.400 en enseñanza reglada y 1.200 en complementaria. 77 profesores imparten clases en este centro, uno de los dos de Álava junto con el de Llodio.