Las mujeres toman las calles en protesta por el auto que pone en libertad a 'La Manada'

La concentración de Vitoria ha reunido a varios miles de personas en la plaza de la Virgen Blanca. /Blanca Castillo
La concentración de Vitoria ha reunido a varios miles de personas en la plaza de la Virgen Blanca. / Blanca Castillo

La concentración de Vitoria ha reunido a varios miles de personas en la plaza de la Virgen Blanca. Las manifestaciones se sucedieron por multitud de capitales con mensajes contra el sistema judicial

M. REGO / F. APETEGIA

El malestar continúa. Centenares de vitorianas volvieron ayer a salir la calle para mostrar su absoluta indignación por una nueva decisión judicial en torno al grupo conocido como 'la Manada', cuyos cinco integrantes abusaron sexualmente de una chica de 18 años durante los sanfermines de 2016. Si hace un par de meses la ciudad se manifestó por la sentencia de la Audiencia de Navarra que les condenaba a nueve años de cárcel por abusos, y no por agresión, en esta ocasión la protesta tuvo origen en el auto firmado por el mismo tribunal que les deja en libertad provisional bajo fianza. La plaza de la Virgen Blanca evidenció, en el caso de la capital alavesa, el frontal rechazo a esta resolución, pero la imagen de profundo malestar se repitió en rincones de otras ciudades dentro y fuera de Euskadi.

La concentración exprés que se celebró en Vitoria, convocada apenas unas horas antes con ayuda, sobre todo, de las redes sociales y whatsapp, llenó la plaza bajo el lema 'Aski da! Erasorik ez erantzunik gabe' ( '¡Basta ya! Ninguna agresión sin respuesta', en castellano) con vecinas de todas las edades. Tras la pancarta principal, otras mujeres -la presencia masculina era reducida- sujetaban carteles donde se podían leer mensajes como 'No son enfermos, son asesinos', 'No te calles, denuncia' o 'Si tocan a una, nos tocan a todas'. Las mismas consignas contra la violencia machista que se han multiplicado en cada nueva protesta, en especial, desde las multitudinarias manifestaciones del pasado 8 de marzo.

Los lemas y las banderas moradas, color que tiñe el movimiento feminista, salpicaron el acto, que se alargó en torno a media hora y se convirtió en una improvisada sentada durante unos minutos. La concentración coincidió con una actuación de las catalanas Las Furias sobre el escenario que el Azkena Rock tenía levantado sobre la plaza de la Virgen Blanca. El concierto se detuvo un par de minutos ante los silbidos y las quejas de parte de las manifestantes que reclamaban que la música parara durante la protesta. Pasado este tiempo, la música volvió a sonar y después se disolvió la concentración con normalidad.

La escena se repitió en otras capitales vascas. En Bilbao, más de un millar de personas, fundamentalmente mujeres, llenaron ayer por la tarde la bilbaína plaza de Unamuno para gritar con rabia e indignación 'basta ya'. La libertad bajo fianza provocó un sentimiento de «indefensión» y «revictimización de la mujer» que volvió a impulsar decenas de protestas en todo España. «Este fallo -dijo el colectivo feminista que promovió la movilización de la capital vizcaína- «pone en riesgo nuestras vidas y nuestros cuerpos, ya que da a entender que las mujeres debemos resistir activamente para considerar la existencia de violencia e intimidación».

Un ambiente de visible enojo, con cientos de voces coreando consignas contra la sentencia judicial, presidió la movilización, que comenzó a las siete y media de la tarde y se prolongó durante cuarenta minutos. Las manifestantes, que portaban una pancarta con el lema 'Sólo sí es sí; no a la cultura de la violación', gritaron lemas contra el sistema jurídico como «el machismo mata, la justicia entierra», «justicia de mierda, la habéis juzgado a ella», y otros contra la falta de libertad de las mujeres como 'Sola, borracha, quiero volver a casa' y 'Aquí estamos, nosotras no violamos'.

Al término de la concentración, una portavoz del grupo leyó un comunicado que comenzó con una advertencia a las instituciones, «no nos callaremos ante la justicia patriarcal», que arrancó una cerrada ovación de las manifestantes. «Nos han dejado muy claro que nos quieren víctimas, sin capacidad de respuesta y sin posibilidad de rehacer nuestras vidas», afirmaron. «¡Nosotras -advirtieron-decimos que basta ya!».

En un acto celebrado horas antes con motivo del décimo aniversario del programa municipal 'Mujer, salud y violencia', el alcalde de la villa, Juan María Aburto, expresó su «profunda tristeza» por el día que con toda seguridad vivió ayer la víctima de La Manada. El presidente de la corporación bilbaína mandó, por ello, «un fuerte abrazo solidario a esta mujer, para que se sienta acompañada por todos nosotros».

La misma escena vivida en Bilbao se apreció en San Sebastián. Una manifestación recorrió varias calles de la ciudad hasta llegar a los juzgados, donde también se gritaron lemas contra el sistema judicial. El movimiento feminista de España quiso dejar claro que si los cinco integrantes de la Manada quedan en libertad provisional, «las mujeres ocuparán las calles, que también son nuestras». En Pamplona,tomaron la plaza Consistorial, emblema de las fiestas de San Fermín, por ser éste el lugar donde comienzan y acaban, al grito de 'No es abuso, es violación y con una pancarta donde anunciaban su decisión e intenciones: «Somos mujeres, no vamos a parar».

Las claves

Reacción
El movimiento feminista advierte de que «las mujeres tomaran las calles, que también son nuestras»
Convocatorias
Las plazas de las principales ciudades volverán a llenarse hoy de ciudadanos indignados

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos