Mercedes recupera dos días de producción por un pedido nuevo de 1.000 vehículos

Dos operarios ensamblan un vehículo en la cadena de montaje de Mercedes. /Iosu Onandia
Dos operarios ensamblan un vehículo en la cadena de montaje de Mercedes. / Iosu Onandia

El 28 de febrero y el 1 de marzo habrá actividad en las líneas de montaje. La planta espera que con el lanzamiento del nuevo Clase V la incertidumbre por el diésel se reduzca

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

La parada en la producción prevista para la última semana de este mes en la planta de Mercedes tendrá una incidencia menor de la esperada. Porque la factoría automovilística vitoriana recupera las jornadas del 28 de febrero y 1 de marzo, jueves y viernes respectivamente, y las líneas de montaje y pintura funcionarán con sus tres turnos habituales. Una buena noticia para la principal industria vasca, como consecuencia de otro anuncio positivo: un pedido de mil nuevos vehículos Clase V.

La producción se mantiene en las 152.000 unidades anunciadas el pasado 25 de enero por la dirección. Y estos 1.000 corresponden al modelo del monovolumen que todavía no ha incorporado los nuevos motores diésel más ecológicos y que permiten reducir el consumo y también las emisiones y los ruidos. Existe todavía un mercado que demanda este vehículo y Mercedes va a darle respuesta.

Al recuperarse dos días de producción en la factoría, el riesgo de aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) de suspensión de jornada se atenúa porque ahora la bolsa de horas 'engorda'. Aunque el mayor motivo de optimismo puede llegar por el previsible incremento de pedidos a partir de marzo, cuando precisamente se lance el nuevo modelo del Clase V.

Será en el salón internacional del motor de Ginebra, entre los días 7 y 17 del próximo mes, cuando Mercedes presente de manera oficial su nueva 'joya' automovilística que también se producirá en cadena en la planta de Vitoria. «Esperamos que pueda contribuir a reducir la incertidumbre sobre los motores diésel» es el deseo de quienes trabajan en la fábrica. La multinacional también busca darle al monovolumen una «sensación refrescante» con un diseño más atractivo.

A corto plazo

El 18 de marzo -el lunes previsto a la festividad de San José- y los días 15, 16 y 17 de abril, justo ante de la Semana Santa, son fechas en las que la actividad en las líneas de montaje y pintura también se podría suspender en caso de nuevas caídas de producción. Pero, como trasladan en los últimos meses desde la dirección de la compañía, «las circunstancias del mercado -o de la propia producción- nos impiden tener una visión a largo plazo».

Mercedes Benz en Vitoria, por lo tanto, trabaja con una planificación más corta de lo que desearía pero el nuevo pedido y lo que está por venir en marzo invitan a la esperanza. También para toda la industria auxiliar que trabaja para la fábrica.

 

Fotos

Vídeos