La 'máscara milagrosa' que ayuda a Martín Fiz con la recuperación

Martín Fiz con la máscara que le está ayudando con la recuperación. / Igor Aizpuru

El atleta vitoriano espera poder volver a calzarse las zapatillas para una carrera el 20 de noviembre

IERA AGOTE

Diez días han pasado desde que Martín Fiz sufriera un aparatoso accidente de tráfico tras ser atropellado por un vehículo en el barrio de Adurza, en Vitoria, mientras entrenaba con un grupo de corredores. El resultado del incidente le reportó un diagnóstico de cuatro costillas rotas. Sin embargo, tras el parón en los entrenamientos, este martes comenzó su recuperación «como un reto personal».

Para ello está contando con la ayuda del médico del Deportivo Alavés, quien le ha «facilitado» la máscara 'Phantom Training Mask' con el fin de «fortalecer las paredes y músculos costales». El atleta explica a EL CORREO que cuando se coloca el aparato «hay una insuficiencia respiratoria y me entra menos oxígeno cuando trato de respirar», lo que ayuda a fortalecer los músculos respiratorios, imponer mayor exigencia pulmonar, aumentar la resistencia y capacidad pulmonar y la superficie y elasticidad de los alveolos.

Fiz tendrá que salir a caminar y dar largos paseos colocándose la máscara durante 15 minutos y quitándosela otros 10. Así durante «21 días». «El día 22 ya podré comenzar a trotar a intervalos de 5 y 10 minutos», explica. Si todo marcha según lo previsto, el vitoriano se podrá vestir su primer dorsal a mediados de noviembre, «sería bueno que entre el 15 y el 20 de noviembre pueda estar corriendo a los ritmos que más me gustan y poder ponerme un dorsal», ha deseado.