Marianistas estrena su casa de madera

Una de las estancias del nuevo edificio de Marianistas. /J. Andrade
Una de las estancias del nuevo edificio de Marianistas. / J. Andrade

129 niños de entre 1 y 2 años recibirán Educación Infantil en el edificio modular erigido en el patio

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Se asemeja a una cabaña pero no tiene nada de rudimentario. El Colegio Marianistas inauguró ayer su nuevo edificio destinado a alumnos de entre uno y dos años con la educación vivencial como objetivo final. La distribución, los recovecos, las camitas escondidas, la iluminación natural y los detalles en madera de esta estructura modular erigida en el patio buscan que los niños exploren el espacio y descubran nuevas formas de relacionarse con los demás. «Queremos seguir su ritmo y que construyan su mundo en vez de contárselo», señaló Cristina Rojas, directora de Educación Infantil del centro.

Esta nueva «casa de madera» alberga un total de ocho aulas para niños de entre 1 y 2 años además de zonas específicas para la siesta, la psicomotricidad o el desarrollo del lenguaje. «Después de más de 125 años de historia damos respuesta a la demanda de los padres y la sociedad vitoriana con este nuevo espacio», celebró Joseba Albizu, director del centro. El arquitecto pamplonés Antonio Ruiz Barbarin ideó la planta del edificio con el objetivo de aprovechar al máximo la luz natural. «Las tres aulas destinadas a los niños más pequeños tienen el techo bajo y se sitúan donde sale el sol, después el edificio va ganando en altura», explica el proyectista afincado en Madrid.

Las piezas de este gigantesco puzle de madera se encajaron en menos de lo que duró el último curso escolar y 90 niños de dos años ya corren y juegan en sus pasillos. Les acompañan otros 39 pequeños de un año, quienes ocuparán las estancias más reducidas. Toda la actividad del edificio converge en el centro de sus aulas de colores neutros y sus grandes ventanales permitirán a los niños seguir en contacto con el exterior durante sus horas lectivas. «Los disfraces y dibujos de los niños serán los que las llenen de color», apuntó Ruiz Barbarin.

Ventanales

El obispo Juan Carlos Elizalde y el provincial marianista Miguel Ángel Cortés bendijeron el nuevo centro infantil de la red, construido en torno a dos plazas y cuyas dos circunferencias convergen entre sí. «La planta recuerda a la Virgen María con el niño, figura que también hemos querido tener presente en el logotipo y en el rincón de cuentos del recibidor», señaló Cortés. Los pequeños usuarios de este nuevo edificio podrán descubrir, aprender y descansar en las camitas de las entreplantas, a las que se accede por rampas de madera. Mientras tanto las obras continúan en otro de los patios de Marianistas, donde el antiguo campo de arena de finales de los 60 se agrandará y cambiará de orientación para cumplir con la normativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos