Así 'mapea' Google el centro peatonal de Vitoria

Los operarios de la compañía recorren las calles sin quitarle ojo a las pantallas de sus móviles./J. Barbó
Los operarios de la compañía recorren las calles sin quitarle ojo a las pantallas de sus móviles. / J. Barbó

Operarios de la compañía recorren a pie, cargados con unas mochilas llamadas trekkers, las zonas donde no llegan sus orwellianos coches

JORGE BARBÓ

Resulta más o menos habitual toparse con ese orwelliano coche de Google que, de cuando en cuando, merodea por las ciudades para actualizar su servicio Street View. Con su esférico sistema de cámaras, que recuerda al periscopio de un submarino, captura cada rincón, cada portal, cada detalle de las principales arterias de cualquier urbe, de cualquier pueblo. Ahora bien, ¿cómo se las ingenian los de Mountain View para 'mapear' las vías peatonales? Parece obvio que el gigante tecnológico recurre en estos casos a las autoridades municipales para que su fisgón utilitario pueda acceder a las zonas de tráfico restringido. O incluso cabe pensar que se aprovechan los horarios de carga y descarga para fotografiar estos espacios. Sin embargo, como casi siempre, la realidad es muchísimo más prosaica. Son operarios de la propia compañía los que, cargados con una mochila a la espalda, se recorren a pie estas calles.

El colaborador de Google, en plena ruta por la plaza de Los Fueros.
El colaborador de Google, en plena ruta por la plaza de Los Fueros. / J. B.

Como se puede observar en las fotografías, tomadas esta misma semana en la calle Dato y en la plaza de los Fueros de Vitoria, el empleado del gigante tecnológico recorre su trayecto mientras las cámaras van capturando cada tramo de calle. Lo hace a paso ligero, sin perder de vista en ningún momento la pantalla del móvil, que le da instrucciones de la ruta que debe seguir en cada momento y, al mismo tiempo, le permite controlar la cámara que lleva adosada a su mochila. La compañía llamó a su invento trekker y consta de una suerte de bola de color verde que lleva integradas 15 cámaras con lentes de 5,1 mm capaces de tomar imágenes 360 grados. La mochila, que alcanza los ocho kilos, cuenta con el logotipo de Google Maps, está equipada con una antena GPS, baterías que permiten una autonomía de toda una jornada de trabajo y discos duros de gran capacidad en los que se guardan las miles de imágenes que se capturan.

Google lleva utilizando este sistema desde hace años y recurre a él para lugares inaccesibles en automóvil. Aunque son colaboradores de la propia compañía los que suelen dedicarse a la actualización de las vistas de Street View, lo cierto es que 'cualquier' fotógrafo, asociación, organismo o universidad puede pedir prestada a la compañía californiana una de sus sofisticadas mochilas para fotografiar cualquier rincón del mundo. Del sendero más pedregoso del Tibet a las calles del municipio alavés de Angostina. En teoría, basta con cursar una solicitud a través de este formulario para acceder a los trekkers, que se prestan «en función de su disponibilidad», matiza el gigante tecnológico.

En cada provincia, Google cuenta con una red de fotógrafos de confianza que participan en los diferentes programas de la compañía. Recurre a ellos para, por ejemplo, esas panorámicas que ofrecen algunos negocios dentro de la aplicación de mapas. O esas espectaculares vistas de pájaro de algunos puntos turísticos. En Vitoria, la firma tecnológica cuenta con una base de datos con media docena de profesionales de la fotografía. Uno de ellos es David Quintas, que ha colaborado con la compañía para capturar zonas como el Anillo Verde. «Es complicado trabajar con ellos porque cada poco tiempo cambian las condiciones de sus programas», admite.