Localizan en Francia y sana a la inmigrante que desapareció de un piso de la Cruz Roja en Vitoria

Dos inmigrantes ajenos al información, frente al edificio de la Cruz Roja./Blanca Castillo
Dos inmigrantes ajenos al información, frente al edificio de la Cruz Roja. / Blanca Castillo

La joven africana relata a la Ertzaintza y al Juzgado de Instrucción 1 que se encuentra bien y que se marchó por su propia voluntad. En principio, no se plantea regresar

David González
DAVID GONZÁLEZ

Tras más de dos semanas en paradero desconocido, la misteriosa desaparición de una refugiada africana acogida en Vitoria por la Cruz Roja ha quedado resuelta. La discreta investigación emprendida por la Ertzaintza y el Juzgado de Instrucción número 1 acaba de dar sus frutos. Según ha podido saber este periódico, la joven se encuentra en perfecto estado. Y a varios cientos de kilómetros del término municipal.

En concreto se ubica en una localidad del país vecino. Hasta allí se trasladó por su propia cuenta, tras abandonar el piso tutelado que la organización humanitaria le había dispuesto en la capital alavesa. Como no dijo nada a nadie, ni tampoco dio señales de vida las siguientes jornadas, unido a que había expresado que pesaba alguna amenaza sobre su persona en su país, responsables de la Cruz Roja se temieron lo peor y denunciaron.

Agentes especializados interrogaron a los otros inmigrantes que tuvieron contacto con ella durante sus escasos días en Vitoria. Esta mujer llevaba menos de un mes en el término municipal, al que le habían derivado desde Bilbao -su primera parada en el País Vasco- en pos de un futuro mejor. A raíz de la denuncia, que llegó varios días después de ausencia, el juzgado interpuso una orden internacional en previsión de que hubiera cruzado las fronteras nacionales, ya fuera por motu propio o forzada.

Sin presiones externas

Según confirmaron medios consultadas, las pesquisas ya han dado fruto. De hecho se ha producido un contacto directo con la joven, de origen subsahariano, quien habría declarado estar «bien». También habría expresado a sus interlocutores que la decisión de irse partió sólo de ella. En teoría sin presiones externas.

Al parecer, en Francia cuenta con un entorno de conocidos. Quizá por esa razón también dejó claro que entre sus planes inmediatos no figura el de regresar bajo el manto de la Cruz Roja, que mantiene una veintena de migrantes en Vitoria. Con esta comprobación, el dispositivo se ha suspendido.

Hay abiertos otros en Álava por personas en paradero desconocido: un menor retenido en Argelia por su padre , otro que se supone que está en Latinoamérica con su progenitor y una chica, ya adulta, a la que su familia se llevó a la fuerza a Mauritania, su país natal.

 

Fotos

Vídeos