Llodio renuncia por ahora a rehabilitar la antigua residencia como casa de la música

Aspecto actual de la antigua residencia que seguirá esperando su rehabilitación./s. espinosa
Aspecto actual de la antigua residencia que seguirá esperando su rehabilitación. / s. espinosa

El equipo de gobierno asegura que su objetivo consiste en ejecutar la obra en 2020 porque en la actualidad carece#de respaldo político

MARTA PECIÑA

La rehabilitación de la antigua residencia de ancianos de Odeibar, en Llodio, como casa de la música tendrá que seguir esperando, al menos hasta 2020. El equipo de gobierno de EH Bildu anunció ayer que acaba «de comunicar la renuncia a la subvención» foral, señaló el portavoz municipal, Jon Ander Altube, que mostró su confianza en que pueda retomarse más adelante. «Nuestro objetivo es retrasarla y llevarla a cabo gracias a las ayudas del Plan Foral de Obras y Servicios de 2020-2021» avanzó.

Según Altube, las razones que están en el origen de la decisión tienen que ver con la falta de apoyos cosechados en el seno de la Corporación para incorporar la reforma al plan de actuaciones de este año. «El pleno rechazó en dos ocasiones esta partida, así que se priorizarán otras inversiones que han desplazado a ésta», añadió Altube.

El Ayuntamiento de Llodio aprobó en julio de 2015 la inclusión de los trabajos en el Plan Foral de Obras y Servicios de 2016. La solicitud se hizo contando solo con un anteproyecto para respaldar los 2,2 millones que supone la rehabilitación integral del edificio. Se prevé en él la adecuación de salas de ensayo para trasladar a todos los grupos musicales de la localidad.

En aquel momento, y tras un tira y afloja que aumentó ligeramente la ayuda, Llodio recibió 313.716 euros por parte de la Diputación para ejecutar el proyecto. «En 2017 tuvimos consignación presupuestaria», recordó Altube. Sin embargo, el proyecto no ha estado listo hasta este verano, ya que se presentó a finales de julio. Altube insistió ayer en que «hemos barajado varias opciones, pero por responsabilidad hemos decidido renunciar a la subvención». Aun así se mostró confiado en que solo sea un aplazamiento y que «en breve podamos obtener la financiación».

El Ayuntamiento llodiano ha acumulado retrasos con este proyecto y pedido la ampliación del plazo, que concluía a finales de junio de 2019. Para esa fecha, la obra debía estar terminada. Precisamente, los grupos de la oposición ya habían mostrado sus dudas acerca de la capacidad del municipio para abordar un plan de tal envergadura en un plazo tan limitado. Además, de no cumplirse los tiempos, las ayudas forales debían devolverse.

Sin uso

Según se expone en la Memoria Colectiva de la Fundación Amalur, el edificio «fue construido por cortesía del primer Marqués de Urquijo. El acta de 1887 recoge su cesión al Ayuntamiento. Regentado como residencia de ancianos por las Hermanas de la Caridad desde 1922 hasta la década de los 70, funcionará a cargo ya solamente del Ayuntamiento hasta la década de los 90. Entonces lo asumirá la Diputación».

El complejo dejó de usarse como residencia de mayores en 2002, cuando se construyó una nueva en Llodio. Informes técnicos denunciaron la existencia de termitas en los últimos años. Los vecinos también han mostrado su preocupación por el abandono y los ataques vandálicos que sufre. El proyecto redactado por el Ayuntamiento contempla la demolición interior para crear espacios diáfanos en los que ubicar las nuevas salas de ensayo de la casa de la música. También estaba previsto construir un auditorio en el exterior, aunque ha quedado descartado por problemas de ruido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos