Llodio prepara la ejecución de obras pendientes

En la calle Pagolar se van a sustituir canalizaciones.  /SANDRA ESPINOSA
En la calle Pagolar se van a sustituir canalizaciones. / SANDRA ESPINOSA

Mientras Añibarro nombra teniente de alcalde al socialista Juan Jesús Merchán y abre la Junta de Gobierno a todos los grupos

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Con la vista puesta en el pleno que se celebrará mañana para repartir responsabilidades entre PNV y PSE tras el pacto de gobierno alcanzado entre ambas fuerzas, el alcalde, Ander Añibarro, se propone abordar varios asuntos pendientes. Se trata de obras que necesitan dotación económica para ejecutarlas y algunas de ellas se recogerán en un documento para abordarlas en lo que queda de año. Mientras tanto, y hasta que se designen concejales de área en el pleno de organización, el alcalde señaló que el portavoz del PSE, Juan Jesús Merchán, «será el segundo teniente de alcalde». También avanzó que «en la Junta de Gobierno Local estarán todos los grupos», una tónica que viene repitiéndose en Llodio desde hace años.

Una de las primeras tareas importantes a las que se enfrenta el nuevo equipo de gobierno es la renovación de la red de abastecimiento en Latiorro y en las áreas de Goikoplaza y Tellería, que están incluidas en el Plan Foral de 2018-19 y que asciende a 1,8 millones de euros, de los que la Diputación financiará casi 1,2. «Tenemos una ayuda económica reconocida y pendiente de recibir y ésta es una de nuestras prioridades», explicó ayer Añibarro.

La intervención «está sin adjudicar, aunque ya se ha redactado el proyecto», explicó. Es previsible que el Ayuntamiento tenga que solicitar la ampliación del plazo para ejecutar la reforma que debería estar terminada a finales de año.

La renovación de las tuberías en Lateorrondo se llevará 1,2 millones que permitirán intervenir en el área perimetrada por las calles Arantzar y Goikogane, aunque también alcanzará a Txindoki, Pagolar y Kamaraka. Esta reforma será la oportunidad de mejorar la red soterrada de alumbrado y aplicar un nuevo acabado superficial para mejorar el aspecto de las calles intervenidas. El resto de los fondos, se destinará a sustituir 77 hidrantes para conectar las mangueras en caso de incendio y colocar 7 contadores sectoriales para controlar las zonas de Arraño, Areta, Latiorro, Motxotekale, Santa Cruz y Gardeagotxi. Además, se mejoraran la red de abastecimiento en las calles Goikoplaza y Tellería y se conectará con la red de agua potable un caserío de Malkuartu, que todavía carece de este servicio.

Otra de las obras que se están estudiando es la construcción de una depuradora en el matadero para acabar con los vertidos al río como el que se conoció la semana pasada. «Veremos si tiene que ser con nuestros recursos o a través del licitador del servicio», añadió el alcalde.

Presupuesto

Añibarro tiene intenciones de aprobar el documento que permitirá financiar esta y otras obras «este mismo mes, si es posible». También se plantea que «de aquí a final de año, podamos aprobar los presupuestos y las ordenanzas fiscales de 2020».

En el capítulo de asuntos pendientes también están las «subvenciones culturales, deportivas y festivas. Son una de nuestras prioridades porque la oferta cultural viene de la mano de las diferentes asociaciones y hay que reconocerles el esfuerzo que realizan», añadió.