Detienen a dos ladrones de pisos en el mismo portal del que huyeron el martes

Agentes de la Ertzaintza detuvieron a otra la banda de georgianos hace dos años./Javier Mingueza
Agentes de la Ertzaintza detuvieron a otra la banda de georgianos hace dos años. / Javier Mingueza

Tras la llamada de un particular, la Ertzaintza les captura con muestras de los marcadores que usan para saber si la vivienda está vacía

DAVID GONZÁLEZ

Va a ser cierto que el asesino siempre vuelve a la escena del crimen. En este caso, los ladrones de pisos. Un par de ellos, de origen georgiano, fueron arrestados en la madrugada de ayer por patrulleros de la Ertzaintza. Lo sorprendente es que les detectaron en el mismo portal de San Martín del que habían huido, dos noches antes, tras confundirse e intentar irrumpir en un domicilio con sus inquilinos dentro. Sus gritos les espantaron en aquella ocasión.

Y en la madrugada de ayer, quizá en un acto algo temerario, regresaron al mismo punto. Supuestamente para colocar pequeños marcadores de plástico en las puertas de entrada de las casas. Es su 'modus operandi'. Horas después reaparecen.

Si las pequeñas piezas, traslúcidas y casi imperceptibles, continúan en su sitio, significa que el domicilio está vacío. Si yacen junto al felpudo pasan a otro. Hay gente dentro que ha entrado o salido. Luego, en función del tipo de cerradura, se decantan por una puerta u otra. «Hay vecinos que siguen con el bombín de fábrica, que suele ser muy básico. Esta gente los abre con la mirada», advierten fuentes policiales.

El caso es que, como ya sucediera la madrugada del martes, un particular solicitó presencia policial. Esta vez a través del 112. El otro número especializado es el 092. Una patrulla de la Ertzaintza acudió rauda. Vieron a los dos sospechosos que acababan de salir del portal. El mismo al que había acudido la Policía Local 48 horas antes. Cuando les abordaron, este dúo presuntamente lanzó al suelo los marcadores que portaba consigo. Eran idénticos a los que encontrarían después en el edificio.

Horario extraño

No había ninguna entrada forzada. Los dos arrestados, de 31 y 39 años, andaban por tanto de «ojeadores». Es decir, únicamente habrían accedido a colocar nuevos marcadores en los huecos de las puertas. De esta manera, horas más tarde volverían a pasarse, ya provistos de las herramientas para forzar cerraduras. Probablemente durante la mañana de ayer o «incluso en la madrugada de de mañana (por hoy)», consideran agentes especializados sondeados por EL CORREO.

En los últimos años, las diferentes bandas organizadas que 'visitan' Vitoria casi siempre han actuado de día. «En especial, por las mañanas». De ahí que los horarios manejados por estos dos ladrones hayan causado extrañeza, tanto en la Policía Local como en la Ertzaintza.

Los marcapisos. Usan unas pequeñas bridas de plástico para saber si las viviendas están vacías o habitadas.
Los marcapisos. Usan unas pequeñas bridas de plástico para saber si las viviendas están vacías o habitadas. / E.C

Esta mañana, ambos hombres serán presentados al juzgado de guardia, Instrucción número 2. Al cierre de esta edición, la Ertzaintza no había logrado relacionarles con ninguno de la docena de robos denunciados esta semana, en la que Vitoria padece la segunda oleada de asaltos a casas del verano. Así, casi con total seguridad quedarán en libertad con cargos. «Sólo se les podrá imputar por una tentativa y nadie va a la cárcel por eso», asumen policías.

 

Fotos

Vídeos