Las Juntas Generales de Álava rechazan el derribo de la cruz de Olárizu

La cruz corona el monte de Olárizu desde 1952./Jesús Andrade
La cruz corona el monte de Olárizu desde 1952. / Jesús Andrade

PNV, PP y PSE justifican su oposición a tirarla, como piden Orain Araba, EH Bildu y Podemos, en que el origen del monumento no es franquista

María José Pérez
MARÍA JOSÉ PÉREZ

Las Juntas Generales de Álava también se oponen al derribo de la cruz de Olárizu. Una mayoría conformada por los grupos de PNV, PSE, PP y el independiente Miguel Ángel Carrera ha desestimado este lunes una moción impulsada por Orain Araba para instar a la Diputación a apoyar la retirada del monumento levantado en 1952, tal y como aprobó en abril el concejo de Mendiola al considerarla «un símbolo franquista cuyo tiempo ya ha pasado». El Ayuntamiento de Vitoria ya se había opuesto a este derribo y había abogado, como ya ha hecho con la colocación de una placa explicativa, para contextualizar la construcción.

El debate que se abrió a finales de agosto, cuando se conoció públicamente la decisión del concejo, se ha repetido esta mañana en comisión en las Juntas. Los proponentes de la moción, al igual que EHBildu –que ha presentado una enmienda y finalmente ha pactado una transaccional, que ha contado con el apoyo de Podemos– consideran que se trata de un monumento franquista, aunque inicialmente fuera construido, con una cuestación popular, para recordar a la Santa Misión. «El aparato franquista se apropió del monumento más allá de quién lo impulsara», ha planteado el defensor de la moción, Juan José Celorrio, que también ha pedido «respeto a la decisión de la junta administrativa».

Precisamente la «falta de respeto del Ayuntamiento de Vitoria a la decisión de la junta administrativa es lo que nos parece más grave», ha afirmado el juntero de EH Bildu Manuel Rezola. Ese punto y el significado o no franquista del monumento han sido los ejes centrales de los discursos de los distintos portavoces que no se han movido un ápice de su postura inicial. Así, mientras Eva Jiménez (PSE) considera «un error tirarla» y por eso apoyaron la contextualización, Izaskun Moyua (PNV) ha recordado la historia de su origen del que luego se apropió el franquismo. En términos similares se ha expresado la popular Cristina Díaz de Argote, que ha recordado la tradicional romería que cada año lleva a miles de vitorianos al monte que corona la polémica cruz.

En el lado opuesto, EH Bildu, Podemos y Orain Araba se han mantenido inamovibles en que se trata de simbología franquista, al margen del origen de su construcción, y en la falta de respeto a la decisión del concejo de Mendiola, en cuyos terrenos se levanta el monumento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos