Las Juntas de Álava muestran su «absoluto rechazo» ante el disparo contra un caserío de Amurrio

Concentración contra el ataque a un caserío en Amurrio /Sandra Espinosa
Concentración contra el ataque a un caserío en Amurrio / Sandra Espinosa

El parlamento foral ha aprobado una declaración institucional en la que se reprueba el ataque

EL CORREO

Las Juntas Generales de Álava han mostrado este miércoles su «absoluto rechazo ante el ataque con arma de fuego» contra un caserío del barrio de Lezama, en Amurrio, cometido el pasado 6 de enero supuestamente por un ex policía nacional ya jubilado, que fue detenido y quedó en libertad con cargos.

Los hechos ocurrieron el Día de Reyes cuando al parecer el sospechoso disparó una bala de 9 milímetros contra la casa de la familia Azkarraga Isasi, vinculada a la izquierda abertzale, y de cuya fachada colgaba un cartel para reclamar el acercamiento de los presos de ETA a Euskadi.

En el registro del domicilio del hombre se encontraron una treintena de armas cortas y largas, la mayoría inutilizadas o en muy mal estado de conservación, así como diversa munición y más de una veintena de proyectiles de artillería, aunque todos ellos estaban «inertes» o no suponían peligro.

Diez días después del incidente las Juntas Generales, que hoy celebran un pleno ordinario, han aprobado una declaración institucional en la que se rechaza el ataque y se expresa un «total apoyo y solidaridad» a la familia.

El parlamento foral ha recalcado «su compromiso con la convivencia y los derechos de todas las personas a vivir sin miedo y en libertad» y ha mostrado su «preocupación por aquellas acciones, mensajes y comportamientos autoritarios que vayan en contra de los valores de paz y respeto».