Irantzu Lekue pintará el mural fallido de la Avenida en el colegio San Martín

Vista del colegio donde la artista pintará el mural. / Iosu Onandia

La artista vitoriana, que ganó el concurso público de 30.000 euros para pintar la obra, realizará finalmente el proyecto en un edificio municipal tras el rechazo de dos comunidades de vecinos

Jorge Barbó
JORGE BARBÓ

El malogrado proyecto del mural que la artista Irantzu Lekue iba a pintar en una fachada de la Avenida -frustrado por la oposición vecinal y criticado abiertamente por arquitectos y artistas locales- verá la luz en el colegio de San Martín. Según ha anunciado la artista en un vídeo, en los próximos días arrancarán los trabajos para pintar 'Ongi etorria' en la fachada del centro educativo. La elaboración del boceto se realizará los días 4, 6 y 11 de marzo a las 18:30 horas en el propio centro y se espera que la obra esté terminada en el mes de abril.«Vamos a unir nuestras brochas para pintar por una Gasteiz de mil colores», ha anunciado este lunes la artista.

Desde el pasado mes de octubre, cuando el proyecto artístico de Lekue acabó naufragando, el equipo de la artista ha estado buscando la ubicación para pintar la obra que se le había adjudicado tras ganar el primer concurso público de la ciudad para realizar un mural, por 30.000 euros. Los 16 anteriores se habían pintado sin pasar por procedimiento de libre concurrencia alguno. Aunque Lekue intentó pintar su obra en dos fachadas particulares, finalmente, se ha acabado eligiendo un colegio, un edificio público, propiedad del Ayuntamiento. La artista ya se ha reunido con todos los agentes que se implicarán en la intervención artística: el propio colegio, la Asociación de Vecinos de San Martín, la residencia de ancianos Ajuria, Etxegorri, la Comisión Anti Sida, IRSE, diferentes coros del territorio y Arnasa Araba.

Polémica

El muralismo en Vitoria dejó ver el pasado año las primeras grietas de un proyecto que, hasta entonces, había concitado un inusitado consenso en la ciudad. Prestigiosos artistas locales y arquitectos abrieron el debate sobre un modelo, sustentado en la participación ciudadana, que acabó emborronado. Lekue acabó renunciando a pintar su polémico mural de 32 metros proyectado en la Avenida, en la cubierta de un edificio que el Colegio de Arquitectos calificó «de interés arquitectónico» . Se trataba de la misma obra que, antes, ya se había llevado un primer brochazo de desencanto: fue rechazada por los vecinos de la calle José Erbina.

«Ganó el miedo», lamentó entonces la artista (y vuelve a recordar ahora en un vídeo), después de que los vecinos del 81 de la Avenida Gasteiz decidieran dar marcha atrás al proyecto artístico que iba a intervenir en su fachada. Muy afectada, la artista aseguró sentirse víctima «de una caza de brujas» y acusó del fracaso del mural al Colegio de Arquitectos, al que reprochó «proceder como los 'lobbies', como élites que no han sido votadas».

 

Fotos

Vídeos