Las llamas destruyen un caserío en el centro de Murguía

Los bomberos tratan de enfriar el edificio pasto de las llamas. /Igor Martín
Los bomberos tratan de enfriar el edificio pasto de las llamas. / Igor Martín

El fuego se declaró tras encender la chimenea de la vivienda. En la casa reside un matrimonio con sus hijos

Judith Romero
JUDITH ROMEROMurguía

Una familia de Murguía sufrió este martes el susto de sus vidas después de encender la chimenea de su caserío, enclavado en el centro de la localidad alavesa. Por causas que se investigan, las llamas se propagaron por el resto de la estancia sin control alguno. Los residentes pudieron abandonar la casa sin sufrir daño alguno.

El suceso ocurrió a media tarde. Sobre las 18.50 horas, efectivos de Vitoria fueron los primeros en alcanzar este enclave y en atacar las llamas, que produjeron una intensa humareda visible desde varios kilómetros a la redonda. Dotaciones de otras bases se unieron a las labores de extinción.

Tardaron poco más de una hora en controlarlo. Aunque la fachada y la estructura exterior no parecieron sufrir demasiados daños, el interior quedó calcinado. La familia, integrada por un matrimonio y sus hijos, lleva «toda la vida» viviendo en Murguía. Todos estaban bien aunque con el susto en el cuerpo.

Vecinos se movilizaron para intentar echar una mano. Entre ellos, un médico. «Me he enterado porque mi hijo, que reside fuera, lo ha visto en internet y me ha avisado», explicó a este periódico.

«Muy habitual»

Al parecer, explicó otro habitante de Murguía, este tipo de sucesos son más habituales de lo que parece con la bajada de las temperaturas y el encendido de las chimeneas. «Ya ha pasado varias veces en la zona», confesó.

Pasadas las nueve de la noche, los bomberos seguían refrigerando el edificio particular. El resto de caseríos y bloques cercanos no se vieron afectados.