El Iguarrako enciende Amurrio

Momento en el que se lanza el chupinazo./Sandra Espinosa
Momento en el que se lanza el chupinazo. / Sandra Espinosa

Miles de vecinos y visitantes de la localidad ayalesa asisten al chupinazo y al inicio de seis días de fiesta

JULEN SOLAUN

La bajada del Iguarrako prendió este lunes seis días seguidos de fiestas en Amurrio. La mascota de las celebraciones, que comparte el protagonismo durante las celebraciones con San Pedro, fue el centro de atención durante el lanzamiento del chupinazo que da el inicio oficial a la semana grande de la localidad. La figura del cacofónico pájaro ejerció de señal para los miles de vecinos y visitantes que se dieron cita en la plaza y junto al balcón del Ayuntamiento. Todos ellos elevaron los decibelios en una puerta abierta al jolgorio que se prolongará durante seis días.

Aun así, las grandes protagonistas de la tarde fueron las integrantes de Aiara Dantza Taldea, pregoneras de esta edición. Iraia Aspuru, encargada de leer el pregón, quiso agradecer la labor de todas las personas que han pasado por el grupo de danza durante sus 35 años de antigüedad, aunque fue en estas mismas fechas, en el 1983, cuando empezó a gestarse el grupo. A pesar de ello, Aspuru, en una entrevista en los días previos, lamentó que de los cerca de 200 integrantes del grupo, solamente 10 son chicos y reclamó mayor presencia masculina en pos de la igualdad. Por su parte, la alcaldesa de Amurrio, Josune Irabien, hizo un llamamiento en contra de cualquier tipo de violencia durante las fiestas, «tanto machista como de cualquier otro tipo», en concordancia con la campaña de igualdad impulsada este año por el Ayuntamiento. Finalmente, quiso animar a todos los habitantes a participar y disfrutar de los actos programados a lo largo de la semana.

Los otros protagonistas, como cada año, volvieron a ser los integrantes de las cuadrillas, que serán los encargados de animar el ambiente festivo durante los seis días. Por lo pronto, este lunes sus representantes recibieron a manos de varios representantes del municipio las bandas que así los acreditan. Antes de ello, realizaron la tradicional subida desde el Palacio de Urrutia hasta la plaza Juan Urrutia. Los integrantes de las cuadrillas, conjuntados y vestidos con los trajes característicos de las fiestas, estaban claramente ansiosos por dar por fin comienzo a su semana más importante del año.

Nervios previos

Más de una hora antes de la bajada del Iguarrako, ya se observaban por las calles de Amurrio muchos grupos de jóvenes claramente nerviosos. Mientras tanto, las personas de mayor edad y, por tanto, con mayor cantidad de fiestas patronales a sus espaldas, preferían guardar más las distancias. También es cierto que el tiempo, que amenazaba con lluvia, y las fechas, lunes laborable, tampoco ayudaban en exceso. Aún así, a medida que se acercaba la hora, se iban acercando cada vez más personas hasta el centro.

Al terminar el chupinazo y su consecuente celebración, comenzó un pasacalles musicalizado con la colaboración de seis cuadrillas que recorrió el corazón del pueblo. También participaron los cabezudos, para disgusto de varios niños. Con este último acto, finalizaron los nervios previos a las fiestas para dar inicio a varias horas de alegría sin interrupción, hasta altas horas de madrugada. Para los jóvenes al menos. Los más mayores, en cambio, se verán obligados a madrugar hoy, 'Día del niño y del joven de ayer', con varios actos en su honor.