Los iconos de Vitoria brillarán con luz propia en el primer Umbra Light Festival

Un ejemplo de cómo podría quedar iluminada la plaza del Machete./
Un ejemplo de cómo podría quedar iluminada la plaza del Machete.

Quince artistas internacionales iluminarán 15 edificios del centro y el Casco Viejo del 21 al 23 de febrero

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Luces, fuego, música, movimiento, proyecciones en el aire, en las fachadas… Son los ingredientes principales del Umbra Light Festival, que se desarrollará en Vitoria los próximos 21, 22 y 23 de febrero. La primera edición de esta cita pionera a nivel nacional traerá a la capital alavesa quince artistas nacionales e internacionales que iluminarán una quincena de espacios urbanos y edificios emblemáticos a través de espectaculares esculturas de gran formato. Serán enclaves del Casco Viejo y el Ensache, y aunque la lista todavía no está cerrada permitirá un recorrido artístico nocturno por la ciudad.

El evento, que cuenta con el apoyo de Ayuntamiento, Diputación y Gobierno vasco, está dirigido a todos los públicos y en especial al familiar. Además de captar la atención de vitorianos y alaveses, el objetivo es atraer visitantes durante un mes con escasa oferta cultural y flojo a nivel turístico. Los organizadores estiman que los espectáculos que se desarrollarán durante los tres días congregarán cerca de 80.000 espectadores, con una media cercana a las 27.000 personas por jornada. ¿Por qué Umbra Light Festival? Se ha escogido el inglés para nombrar el certamen porque nace con vocación internacional. Asimismo, el término 'umbra' tiene origen latino y hace referencia a la ausencia de luz (sombra), es reconocible para más de 2.000 millones de hablantes ya que está presente en lenguas como el inglés, francés, malayo o noruego.

En esta primera edición se tratarán conceptos como la sociedad, el patrimonio, la industria o el medio ambiente. Cada artista tendrá asignado un espacio y basándose en ese entorno construirá una propuesta que puede incluir diferentes colores, figuras geométricas, formas humanas o cualquier aspecto que alcance su imaginación. «Se utilizarán desde elementos tradicionales hasta la más vanguardista tecnología. Todo con el objetivo de redescubrir la ciudad de noche», han explicado Rafael Gallego y Carlos Torrijos, de la asociación cultural Argia organizadora del evento.

1. El museo Guggenheim durante el espectáculo de luz de 2017. 2. Lux Light Festival de Helsinki. 3. Lumiere Light Festival de Londres. / E. C.

Este tipo de propuestas son relativamente nuevas en nuestro país, nacieron a finales de la década de los noventa en el Norte de Europa para fomentar la actividad callejera durante el oscuro invierno y desde entonces no han parado de crecer. Ciudades de Asia, América y Oceanía y por supuesto Europa, como Londres, Lyon, Ámsterdam o Helsinki acogen anualmente festivales de luz que se desarrollan con gran éxito de público. Además de suponer una novedosa manifestación artístico cultural, la cita en Vitoria el próximo mes de febrero tiene vocación de convertirse en un laboratorio de innovación tecnológica y un espacio de interacción entre empresas locales, escuelas, la Universidad y centros sociales.

Desestacionalizar el turismo

Según ha celebrado la directora de Turismo del Gobierno vasco, Maider Etxebarria, «este recorrido de luz nos va a permitir redescubrir espacios cotidianos de la ciudad y reforzar valores claves como la naturaleza y el medio ambiente, el patrimonio y el arte, la tecnología y la innovación, y el compromiso social». Etxebarria ha insistido en que el festival surge con vocación de crecimiento y continuidad y que aspira a atraer un turismo cada vez más interesado por los eventos culturales. Por su parte, la diputada de Empleo, Comercio y Turismo, Cristina González, ha destacado la oportunidad que supone para posicionar la provincia como un referente cultural y tecnológico. «Además ayudará a desestacionalizar el sector turístico y revertirá positivamente en hoteles, bares y el comercio», ha señalado.

El presupuesto aproximado es de 300.000 euros y la organización continúa los contactos con empresas privadas que deseen colaborar en alguno de los espectáculos. Desde el Ayuntamiento, el concejal de Medio Ambiente y Espacio Público, Iñaki Prusilla, ha celebrado que «esta iniciativa se suma a otros eventos que demuestran que la ciudad está preparada para acoger citas de primer nivel como la Final Four, la Copa de la Reina, el Congreso de Ciudades Michelin o el congreso nacional de enoturismo IWINETC».

 

Fotos

Vídeos