Los hosteleros afrontan un verano difícil en Vitoria por la falta de camareros y cocineros

Un camarero sirve un café con leche y un bizcocho en la terraza de un local de la plaza de España./blanca castillo
Un camarero sirve un café con leche y un bizcocho en la terraza de un local de la plaza de España. / blanca castillo

Creen que el repunte de la actividad en la industria o la construcción «juega en nuestra contra» y echan de menos «que no llega personal cualificado y responsable»

JUAN CARLOS BERDONCES

«Este verano no he recibido ningún currículum para trabajar de camarero o cocinero». Es un comentario que comparten responsables de diferentes establecimientos hosteleros de la capital, pese a tratarse de una época del año en la que se precisa personal, tanto para cubrir vacaciones como para atender el incremento de la actividad, sobre todo en las zonas más céntricas de la ciudad y frecuentadas por vitorianos y visitantes.

Pero en el sector no están encontrando los trabajadores que necesitan, ni en cantidad «porque no hay gente», ni tampoco en calidad «ya que falta personal cualificado», confiesa Josean Merino, responsable de La Escotilla y PerretxiCo. Esta situación les recuerda a los hosteleros a la que vivieron antes de la crisis económica, cuando la construcción -sobre todo- y la industria atravesaban por un momento álgido «y muchas personas preferían ese trabajo. Ahora vuelven a repuntar y eso lo estamos notando», añade.

La hostelería es «una profesión sacrificada», reconoce Pedro Castellanos, responsable de la Asociación de Empresarios Hostelería Vitoria (Ashovi), «por cuestión de horarios y también porque obliga a trabajar cuando todo el mundo está de fiesta». Sin embargo, recuerda que estas situaciones también se recompensan en un salario que «ni mucho menos es bajo, al contrario. El convenio de Álava será de los más altos de España. Aquí la gente no cobra mil euros o menos, sino más».

Con lo que a su juicio esa falta de mano de obra no debería ir asociada a una cuestión económica. «No es el problema, yo creo que la hostelería en muchas ocasiones no ha sido bien considerada», lamenta Raúl Fernández, gerente del Sagartoki. A pesar de que «ahora también tratamos de dar una formación a nuestros empleados, hacer equipos de trabajo con un número suficiente de personas para atender días de fiesta y vacaciones. Pero no es fácil encontrar cocineros, sobre todo, pero tampoco camareros», agrega Álvaro Tobalina, al frente del restaurante Andere y del bar El 1, en la calle Cuchillería.

«Fraude» y «precariedad»

Y otra dificultad añadida con la que se topan en esta búsqueda de personal durante el verano es «que la gente no sólo no está cualificada, sino que muchas veces no tiene interés ni es lo suficientemente responsable», expresan los hosteleros consultados. «No empatizan con el cliente, algo que es básico en nuestro negocio», dice Intxo, dueño del bar Extitxu en Pintorería.

Aunque en la campaña estival, apuntan los sindicatos, también existe «mucha precariedad» y «fraude en la contratación. Vemos casos de camareros o cocineros que hacen muchas más horas de las que tienen firmadas», aseguran portavoces de CC OO, que no dudan en destacar que el convenio en Álava «es bueno, y mejorará en septiembre» cuando el preacuerdo alcanzado en julio se convierta ya en el texto definitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos