El PP hace un guiño al PNV a cambio de gobernar en Labastida y Laguardia

Oyarzábal, flanqueado por González y Fernández de Pinedo en un acto organizado por EL CORREO. /Rafa Gutiérrez
Oyarzábal, flanqueado por González y Fernández de Pinedo en un acto organizado por EL CORREO. / Rafa Gutiérrez

Iñaki Oyarzábal plantea un «gesto» en Kuartango a favor de los jeltzales a cambio de que estos respeten a la lista más votada en Rioja Alavesa

Ander Carazo
ANDER CARAZO

El PP se mostró este lunes dispuesto a inclinar la balanza a favor del PNV en Kuartango con tal de que, a cambio, los jeltzales les permitan gobernar en Labastida y Laguardia. Y es que en el municipio de la cuadrilla de Añana empataron a votos el Partido Nacionalista y EH Bildu, por lo que resultará decisiva la concejala popular Ana Salazar (secretaria general de la formación), ya que si se abstiene dejará todo en manos del azar con el lanzamiento de una moneda al aire.

Iñaki Oyarzábal, máximo responsable de los conservadores en Álava, insistió en que aún no tienen decidido qué harán en las sesiones constitutivas del próximo sábado, pero planteó la posibilidad de tener algún «gesto» si el partido presidido por José Antonio Suso respeta la «lista más votada» en los dos ayuntamientos de Rioja Alavesa, que en ambos casos es el PP (con Daniel García y César García de Olano como candidatos).

Un cambio de 'cromos' que se puede considerar algo descompensado, ya que además de la población de cada uno de los municipios -Kuartango tiene 381 vecinos; Labastida, 1.445 y Laguardia, 1.505- hay que tener en cuenta su simbolismo. Y es que la villa amurallada es la 'capital' de Rioja Alavesa y el único gran bastión que -de momento- le queda al PP en el territorio. De no salir victorioso, sólo mantendría el poder en Baños de Ebro (286 censados) y Navaridas (209).

Después de acreditarse junto a sus siete compañeros en las Juntas Generales, Oyarzábal lamentó que el PNV haya rechazado hasta ahora «hablar» con el PP sobre estas cuestiones, dado que «seguramente busca acuerdos en exclusiva con el PSE». Además, el líder conservador lamentó que los jeltzales aspiran a lograr pactos «de rebote» con EH Bildu en los consistorios en los que la suma de ambos partidos puede evitar un gobierno del PP.