La grúa municipal de Vitoria, multada por la Policía Local

La grúa municipal, en una imagen de archivo, retira un coche en la zona de las universidades ante la presencia de una patrulla. /Igor Aizpuru
La grúa municipal, en una imagen de archivo, retira un coche en la zona de las universidades ante la presencia de una patrulla. / Igor Aizpuru

La Guardia urbana castiga con 200 euros al vehículo oficial «por no presentar dibujo en las ranuras» de la rueda delantera derecha

David González
DAVID GONZÁLEZ

El cazador, cazado. Una de las grúas municipales ha experimentado en primera persona el mal trago de cometer una infracción en la carretera y ser sancionado por ello. En este caso, debido a que circulaba por la vía pública con, al menos, un neumático en estado deficiente. Ocurrió, según ha sabido en exclusiva este periódico, a primera hora de la tarde del lunes. Muy cerca de la comisaría de Aguirrelanda y de las cocheras de Tuvisa, compañía de transporte urbano bajo la que está registrado el vehículo sancionado.

Este automóvil, integrante de un servicio que el año pasado trasladó al depósito municipal nada menos que 3.268 automóviles según la memoria oficial, fue pillado 'in fraganti' por una patrulla de la Policía Local. No ha trascendido si se debió a una parada rutinaria, a algún error en el manejo por parte del conductor, a un exceso de celo policial o a otro motivo más peregrino, pero lo cierto es que uniformados dieron el alto al coche, un Isuzu de color blanco y con los logotipos del Ayuntamiento claramente a la vista.

En la posterior inspección, los agentes determinaron una falta administrativa. Una de las ruedas incumplía la normativa vigente. La delantera derecha para ser exactos, cuya banda de rodadura era inferior a los 1,6 milímetros dictaminados por ley. Según el acta emitida, este vehículo municipal carecía en el momento de los hechos «de dibujo en una de las ranuras principales, no reuniendo las condiciones mínimas de utilización». En otro apartado de la denuncia se estima que «el trabajador circula con la grúa de servicio en condiciones no aptas para circular ni trabajar».

Por debajo de esos 1,6 milímetros se estima que la distancia de frenado aumenta peligrosamente al disminuir la capacidad de agarre del neumático al asfalto. Sin embargo, todo apunta a que algo más debió suceder. Porque en vez de enviar la grúa a las instalaciones de Tuvisa, localizadas a menos de 300 metros de distancia, el conductor -también empleado municipal- recibió una 'receta' de 200 euros.

El pago, no obstante, corresponderá a la compañía de transporte urbano. Si descarta el recurso de la multa, siempre le quedará la opción de obtener una rebaja del 50% (cien euros) mediante la fórmula del pronto pago. El conductor no perdió ningún punto.

Se trata, deslizan todas las fuentes consultadas en la Guardia urbana, de un hecho «inédito» en la historia de la capital alavesa. Es decir, nadie recuerda «que se hubiera multado antes a este servicio municipal por contravenir la ordenanza vigente. Al menos demuestra que todos somos iguales». La regulación del tráfico y la seguridad vial en el municipio son competencia exclusiva de la Policía Local.

La segunda más cara

El servicio municipal de grúa se encarga de retirar, y trasladar al depósito, aquellos automóviles que hayan cometido sanciones graves. Por cierto, según un reciente estudio de la OCU -Organización de Consumidores y Usuarios-, Vitoria es la segunda ciudad más cara de España sólo superada por Zaragoza. La tasa por la retirada del coche y una hora de almacén se sitúa asciende a 155 euros, sólo por detrás de los 205 de la urbe aragonesa. El Gabinete Urtaran eludió ayer hacer comentario alguno sobre este episodio.

La sanción

200 euros
es el montante de la multa expedida al vehículo de la grúa municipal la tarde del pasado lunes al infringir el artículo 12 de la normativa. El abono corresponderá a Tuvisa, que eso sí dispondrá de la posibilidad de obtener una rebaja del 50% mediante la modalidad del prontopago.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos