González insistirá en el cambio de la ley electoral para asignar escaños por cuadrillas

El diputado general Ramiro González./Sandra Espinosa
El diputado general Ramiro González. / Sandra Espinosa

«No es lógico que represente a un vecino de Gorbeialdea alguien que es de Rioja Alavesa o la Montaña», sostiene el diputado general

Ander Carazo
ANDER CARAZO

La reforma de la ley electoral en Álava volverá a estar sobre la mesa la próxima legislatura. Pese a que la iniciativa del PNV para cambiarla fracasó de forma estrepitosa el pasado mes de junio en las Juntas Generales, se recuperará el debate tras las elecciones forales del 26 de mayo. El objetivo es suprimir la circunscripción global de Tierras Esparsas y otorgarles una representación directa a las cinco cuadrillas que ahora se engloban en ella (Añana, Gorbeialdea, Laguardia, Llanada y Montaña). «No es lógico que represente a un vecino de Gorbeialdea alguien que es de Rioja Alavesa o la Montaña», ha apuntado este martes el diputado general, Ramiro González.

La circunscripción de Tierras Esparsas 'nació' en 1987 cuando el PSE, la extinta Euskadiko Ezkerra y Eusko Alkartasuna (EA) pactaron un cambio en el sistema. Desde entonces, con mayor o menor insistencia los nacionalistas han reclamado su reforma. Cualquier cambio a este respecto beneficiaría electoralmente al PNV y perjudicaría al PP. De hecho, en base a la propuesta que decayó en la Cámara foral y con los mismos resultados de hace cuatro años, los jeltzales ganarían las elecciones con dos escaños más pese a que los conservadores sean la fuerza más votada en el territorio.

En la próxima legislatura podrían contar con el apoyo de la izquierda abertzale, ya que en junio se opusieron básicamente porque la iniciativa llegaba demasiado cercana a la cita electoral para cambiar las 'normas de juego'.

«Yo quiero que las cuadrillas tengan representación directa en las Juntas Generales», ha recalcado Ramiro González al hilo de la 'batalla electoral' que se prevé en Tierras Esparsas. Y es que el PP, el PNV y el PSE han apostado por 'primeras espadas' como Ana Salazar, Pilar García de Salazar (actual teniente de diputado general) y Josu López Ubierna (diputado foral de Infraestructuras Viarias), mientras EH Bildu ha buscado caras reconocidas en las circunscripciones.

El diputado general ha confiado en «mejorar» los resultados de 2015, cuando consiguieron tres de siete representantes por dos de EH Bildu y uno del PP y Podemos. Precisamente, los esfuerzos de las fuerzas políticas se centran en arrebatar este último escaño, ya que su representante Koldo Martín es uno de los cuatro expulsados por el partido de Pablo Iglesias que ahora forma parte del grupo Orain Araba.