Los fuegos artificiales de Vitoria, a vista de pájaro