Foronda supera los 66.000 pasajeros

Pasajeros acceden a un avión de Ryanair en el aeropuerto de Foronda./IGOR MARTÍN
Pasajeros acceden a un avión de Ryanair en el aeropuerto de Foronda. / IGOR MARTÍN

17.569 viajeros han utilizado el aeropuerto vitoriano en mayo, un 52,4% más que el año anterior. La carga, tras dos meses a la baja, también crece un 2,4%

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

El incremento de la oferta de vuelos regulares que junto con el abierto 24 horas funcionan desde el pasado mes de abril han llevado a Foronda a alcanzar un total de 17.569 viajeros en mayo, un 52,4% más con respecto al mismo mes del año anterior, según ha informado este miércoles Aena. En los primeros cinco meses del curso, el aeropuerto alavés ha registrado los 66.282 pasajeros, lo que supone un aumento del 7,9% que en el idéntico periodo de 2018.

El último año, la terminal de La Llanada acumuló un total de 140.945 pasajeros. Y el objetivo es batir esa marca en el ejercicio en curso. Por su parte, las mercancías transportadas en mayo han alcanzado las 5.659 toneladas, un 2,4 % más, lo que pone fin a los dos meses de descensos encadenados hasta abril. Eso sí, la carga manipulada en la instalación alavesa entre enero y mayo ha llegado a las 26.101 toneladas, lo que representa un 0,6 % menos que en 2018.

Hay que tener en cuenta que el aeródromo vitoriano batió en ese ejercicio y por cuarto año consecutivo el récord de movimiento de mercancías (se llegó a 62.000 toneladas). Con todo, Foronda se mantiene como la cuarta infraestructura aeroportuaria de carga a nivel nacional. Solo le superan Barcelona, Zaragoza, que sigue en el segundo puesto, y Madrid.

4.000 operaciones

Las operaciones (aterrizajes y despegues) también han crecido en mayo en este caso un 15,7 % hasta los 951 movimientos, según Aena, que precisa que en los cinco primeros meses del año se acumulan 4.250 operaciones, un 8 % más.

Entre los enlaces regulares que oferta la terminal de Foronda (todos de Ryanair) figuran Tenerife Sur, Milán/Bérgamo, Colonia, Sevilla y Palma de Mallorca. A ellos hay que añadir los vuelos (la mayoría privados) y chárter que llegaron a Vitoria -en torno a una veintena- con motivo de la Final Four de baloncesto. También llegaron unos pocos jets privados de la final de Champions League, ante la falta de estacionamiento en Madrid.