Vitoria abordará a hombres en La Blanca para concienciar sobre violencia machista

Protesta contra las agresiones machistas celebrada en las fiestas del año pasado./Igor Aizpuru
Protesta contra las agresiones machistas celebrada en las fiestas del año pasado. / Igor Aizpuru

La estrategia municipal se centrará en los jóvenes, colectivo al que «le cuesta» identificar situaciones de abuso o predominancia machista

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Vitoria quiere unas fiestas para disfrutar en libertad, libres de agresiones machistas o al colectivo LGTBI. Ese es el espíritu de la campaña presentada ayer por el Ayuntamiento de la capital para concienciar de la necesidad de crear espacios seguros para todos los públicos durante La Blanca 2019. El año pasado, el tramo final del periodo festivo se vio empañado por un caso de agresión sexual en la Florida y varios más de abusos. Los dirigentes locales esperan que este agosto no haya que lamentar ningún episodio de este tipo.

Para ello, y al margen de otras actuaciones, destaca este año la formación de un grupo itinerante de educadores que recorrerá los diferentes espacios festivos del centro de la ciudad para concienciar sobre la violencia machista. Se dirigirán especialmente a hombres y sobre todo a los adolescentes, tratando de evitar poner el foco sobre las mujeres, «sino sobre ellos, sobre sus comportamientos». El equipo entablará conversaciones que permitan incidir sobre los discursos y actitudes de la población especialmente joven, identificando, por una parte, situaciones específicas de violencia ligadas a los contextos festivos, y por otra, necesidades en materia preventiva. «A través de nuestra experiencia nos hemos dado cuenta de que a la gente joven todavía le cuesta identificar situaciones de violencia machista más allá de los estereotipos o de la violencia física de la pareja o la expareja. Queremos ampliar el foco», destacó Mireia Espiau, jefa del servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Vitoria. Espiau también señaló que «nos preocupan los mensajes que ponen el foco de responsabilidad sobre las víctimas», de ahí la apuesta de esta campaña por dirigirse también al género masculino y cuestionarles por sus comportamientos.

Además de esta novedosa acción, este año se reforzará el punto de información que, como avanzó EL CORREO, se ubicará en la confluencia de las calles Postas e Independencia. El 'stand' será de mayor tamaño, accesible a personas con discapacidades físicas y estará abierto del 4 al 9 de agosto de 17.00 a 23.00 horas. Se habilitará además una zona más íntima y segura para tratar con posibles víctimas de agresiones. En este punto trabajarán tres personas especializadas en prevención y atención de la violencia machista con jóvenes y se repartirán consejos sobre cómo actuar ante una agresión.

Colectivo LGTBI

Allí mismo se recogerán de manera anónima situaciones violentas hacia las mujeres vividas o presenciadas, como ya se realizó el año pasado, con el fin de crear un registro lo más exhaustivo posible para después ser analizado por el departamento de Igualdad. También se informará sobre otros recursos municipales disponibles.

La campaña municipal no solo se fija en las mujeres como colectivo victimizado. El Ayuntamiento ha incorporado también en la actualización del protocolo de respuesta ante agresiones sexistas a miembros del colectivo LGTBI para ampliar y mejorar la respuesta pública ante cualquier ataque.

Sin acompañamiento ni nuevas paradas anti-acoso

Por el momento, en Vitoria no se ha valorado la posibilidad de ofrecer un servicio de acompañamiento nocturno a mujeres durante las fiestas como ya ocurre en otros puntos de la geografía vasca como Santurtzi. Desde el departamento de Igualdad explican que la estrategia se centra más en «la prevención de situaciones de riesgo» y en el «empoderamiento de las propias mujeres». Por otro lado, las paradas a demanda anti-acoso seguirán funcionando estas fiestas solo en la línea G-3 nocturna. Su extensión al resto de líneas de gautxori se anunció para marzo pero todavía no hay fecha para su puesta en marcha debido al reciente cambio en el consejo de Tuvisa.