La feria Ardoaraba se consolida tras una edición «muy positiva y con más público»

Las carpas transparentes han permitido una mayor interacción entre las barras y la calle./Rafa Gutiérrez
Las carpas transparentes han permitido una mayor interacción entre las barras y la calle. / Rafa Gutiérrez

Los organizadores celebran la «buena acogida» de las nuevas carpas y el lleno en todas las actividades complementarias

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Se sabe que un vino es bueno cuando apetece volver a tomarlo en otra ocasión, y el 100% de los productores participantes en la decimotercera edición de Ardoaraba tiene esa misma sensación. Así lo revelan las encuestas llevadas a cabo por la asociación Gasteiz On, organizadora de esta cita ineludible con los mejores caldos que finalizó ayer. «La percepción es que la feria ha ido mejor que el año pasado. Es de las ediciones que mejores sensaciones hemos recabado en las carpas y en los puntos de información, el cambio de imagen de las carpas ha tenido una gran acogida», valora su gerente, Patricia García.

A falta de datos definitivos, los responsables de Ardoraba esperan haber igualado o superado las 97.732 almas que en 2017 se reunieron en honor a Baco. «Hemos abierto las carpas durante una franja horaria menos y sólo contabilizamos la gente que entra en ellas, pero el evento ha llevado público a bares, restaurantes, el txoko gastronómico y nuestros espacios singulares», señala García. Las lonas del Machete, Fueros y la plaza de la Provincia se han convertido en el epicentro de un evento mayor. Los talleres infantiles han triplicado su frecuencia, el txoko gastronómico para adultos ha visto «llenas» sus 14 sesiones y los palacios y museos de la ciudad han acogido catas y degustaciones en su interior.

El puente de diciembre ha hecho sonar todo tipo de acentos en las calles vitorianas en los últimos días. «Hemos recibido visitas de zonas limítrofes como Burgos o el Alto Deba, pero también muchos turistas catalanes, madrileños y sevillanos», destaca García. Los puntos de información también han detectado que el público de la feria se ha rejuvenecido y que cada carpa concentra diferentes tipos de visitantes. «Los turistas se reúnen en la del Machete debido a su ubicación céntrica, mientras que los locales prefieren la de la Provincia, más espaciosa», indican desde Gasteiz On.

Cambio de imagen

Tras doce años las carpas de Ardoaraba han cambiado la lona blanca por tonos negros, madera y una cobertura transparente. «Es más acogedor y sostenible, recuerda a las barricas y gracias a los nuevos diseños hemos conseguido una mayor interacción entre la feria y la calle», resume García. Los puestos se han distribuido en el centro para dejar entrar la luz natural. «Bodegueros y visitantes nos transmiten que es más cómodo y acogedor, la apuesta ha sido un acierto», celebran en Gasteiz On.

La feria de productos de Euskadi ubicada en la plaza de los Celedones de Oro ofreció queso Idiazabal, miel de Erlan, aceite de rioja alavesa, vodka de patata alavesa Basmoon, conservas ecológicas, productos cárnicos y pasteles vascos. Todo un escaparate para quienes aún no conocen los productos de la tierra. «El año pasado acababa de nevar y montaron los puestos a 8 bajo cero. Estos días hemos gozado de temperaturas suaves, lo que ha animado mucho al público», indican los organizadores.

De cara al año que viene, los palacios de Montehermoso, Villasuso y Bendaña -el BiBat-, la casa del Cordón y Artium podrían tener nuevos compañeros en las catas celebradas en 'Espacios singulares'. «El reto es seguir haciendo crecer el evento al tiempo que lo extendemos a otros sectores de la ciudad. Ardoaraba es una cita para bodegueros, pero también para comerciantes y el resto del sector turístico», afirma García.