Familias de cuatro jóvenes con autismo reclaman plaza en un centro de día

El centro de día Landaberde es el de referencia en Vitoria para las personas con autismo./Blanca Castillo
El centro de día Landaberde es el de referencia en Vitoria para las personas con autismo. / Blanca Castillo

Los chavales se ven obligados a estar en sus casas y «esto les hace un daño terrible, porque pierden rápidamente todo lo aprendido»

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

Las familias de cuatro chicos alaveses mayores de 21 años y diagnosticados con un trastorno de espectro autista (TEA) denuncian la falta de atención que a su juicio sufren sus hijos por carecer de sitio en un recurso social apropiado para ellos. Tras haber concluido su escolarización, estos chavales, todos ellos con un alto grado de dependencia, se ven obligados a estar en sus casas por falta de plazas en el centro de día de referencia para las personas con TEA.

«Esto les hace un daño terrible porque pierden rápidamente todo lo aprendido durante años y les aísla; y también a las familias, porque nadie nos ha preguntado si tenemos recursos para hacernos cargo las 24 horas de unos chicos con una dependencia tan alta», denuncia Marian Gorriño, la madre de una de las afectadas.

Según explican las familias en una carta que han dirigido también a los responsables de Instituto Foral de Bienestar Social, el centro de referencia para los chavales que tienen su perfil es el de Landaberde. Y de momento, no hay sitio. El complejo se diseñó en 2008 para prestar una atención integral a estos chicos con un enfoque socioeducativo y multidisciplinar específico. Hace un año, asistían a las diferentes terapias 37 chavales. Las instalaciones, junto a las cocheras del tranvía, disponen de 25 plazas para actividades diurnas y comedor, pero de él dependen otras dos unidades que están en otros pisos con seis plazas cada uno donde se preparan para dar el salto a la vida laboral o para la ocupacional. Según indicó la diputada Marian Olabarrieta durante una visita, no había lista de espera.

Las familias han recibido otra respuesta. «Desde esta ventana que nos ofrece el periódico tenemos que decir alto y claro que sí existe lista de espera en el colectivo TEA para entrar en el centro de día aunque desde Asuntos Sociales lo nieguen», señalan en un escrito que firman las tres madres. Lamentan no haber obtenido aún ninguna respuesta y advierten de que es una situación que se agravará en sucesivos cursos, cuando está previsto que abandonen la etapa escolar otros alaveses con TEA. «Son previsiones que tanto Educación como el Instituto de Bienestar Social conocen», indicó Marian Gorriño.

«Un año en casa va a ser nefasto para nuestros hijos, que tienen unas necesidades y unos problemas conductuales que las familias en solitario no podemos subsanar», lamenta.

Uno de cada cien niños europeos nace con un trastorno del espectro autista (TEA). Tiene un origen neurológico y su desarrollo, que comienza en la niñez, dura toda la vida. Su manera de interactuar con otros, de comunicarse y de aprender difiere. Además, pueden tener intereses limitados y comportamientos repetitivos. No hay dos casos iguales. Algunas de estas personas van a lograr una gran autonomía en sus vidas y otras por el contrario necesitarán de estimulación y apoyo constante para poder desenvolverse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos