Familias del colegio Errekabarri: «Estamos muy 'quemados'. Ya son seis años en Zaramaga»

Infografía que recrea el aspecto que tendrá el futuro colegio Errekabarri de Salburua./E. C.
Infografía que recrea el aspecto que tendrá el futuro colegio Errekabarri de Salburua. / E. C.

Las familias pedirán con protestas «originales» que Educación cumpla el calendario y abra el colegio Errekabarri el 1 de septiembre

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Las familias del colegio Errekabarri están hartas de los continuos retrasos que acumula el proyecto. Según las últimas informaciones, los alumnos no podrán empezar las clases en el nuevo centro educativo en el curso 2019-2020, tal y como estaba previsto, y tendrán que esperar como mínimo hasta comienzos del próximo año para estrenar las instalaciones. Ante esta nueva demora, las familias afectadas iniciarán un intenso calendario de movilizaciones y reuniones con las instituciones con el objetivo de que «el día 1 de septiembre el curso comience en Salburua».

«Estamos muy 'quemados' porque llevamos ya seis años en Zaramaga», resume Igor López de Ondategui, presidente del AMPA Errekabarri Eguzkia, en alusión a la solución temporal de que los niños ocuparan las aulas del antiguo colegio Cándido Ruiz de Garibay. Piden que los trabajos se agilicen lo máximo posible, «porque sabemos que este tipo de obras se han hecho en otros colegios en menos tiempo», y que se pongan «todos los medios» para que sus hijos comiencen el próximo curso en el barrio. Denuncian además que «el Gobierno vasco no nos ha dado ninguna explicación directamente porque la última reunión se mantuvo con el claustro de profesores».

Actualmente cerca de 500 niños desde los dos años hasta el tercer curso de Educación Primaria acuden cada día a Zaramaga a clase (al Cándido Ruiz de Garibay y también al cercano edificio de la EPA Paulo Freire). Pero el próximo curso serán más de 600 y la situación de incomodidad para todas esas familias continuará si los plazos no se reducen. «Hay ocho autobuses que transportan a los niños todos los días pero si la cosa sigue así habrá que habilitar más. Su circulación por Zaramaga es complicada y habría que quitar más aparcamientos, con lo que también estamos perjudicando a otro barrio», critica López de Ondategui.

«No podemos hacer todas las extraescolares porque a los padres les echa para atrás moverse tan lejos» Desplazamientos continuos

Pero los problemas no acaban ahí. «Los niños utilizan ahora mismo un polideportivo prefabricado y no podemos hacer todas las extraescolares que nos gustaría porque a muchos padres les echa para atrás el tener que moverse tan lejos», detalla el presidente de la AMPA. Las obras para construir el que será el segundo colegio del barrio comenzaron el pasado mes de marzo con un gasto de 6.245.202 euros para el Gobierno vasco. El CEIP Errekabarri, que estará ubicado entre el Paseo de la Ilíada y Bulevar de Salburua, contará con capacidad para 700 niños de dos a doce años y tendrá tres aulas por cada nivel de Educación Infantil y Primaria.

Las familias van a solicitar reuniones con el Ayuntamiento y el Gobierno vasco para pedir que se dejen de invertir recursos en acondicionar el Ruiz de Garibay y se destinen al nuevo centro para que esté listo para septiembre, una petición que ven «factible». Además, se preparan para llevar a cabo movilizaciones «significativas y originales». Las familias de Salburua se han organizado desde 2010 para pedir la construcción de este colegio dada la saturación de las escuelas y ante la previsión de nacimientos en el barrio.