Dos muertos al empotrarse contra un camión averiado en el arcén en Egino

El vehículo quedó literalmente empotrado contra los bajos del camión parado en el arcén de la A-1, en Eguino. / Igor Aizpuru

Una pareja guipuzcoana de 70 años fallece en un espeluznante choque contra un transporte parado en la A-1

IERA AGOTE

Un brutal accidente de tráfico en la A-1, a la altura de Egino (Asparrena), provocó ayer la muerte de los dos ocupantes de un vehículo que se incrustó, literalmente, contra los bajos de un camión que permanecía parado en el arcén de la autovía por una avería. Los fallecidos son el conductor del turismo, Antonio Vázquez, y su esposa, Consuelo Escudero, ambos de 70 años, residentes en Mondragón, que en el momento del percance, pasadas las dos de la tarde, circulaban en dirección a Vitoria. En la capital alavesa vive uno de los dos hijos de la pareja; la otra, en Aretxabaleta. El destino final del trayecto podía ser Torrevieja (Alicante), donde disponían de una casa.

Por causas que la Ertzaintza está investigando, el coche siniestrado, un Hyundai Tucson, impactó por alcance contra un camión Renault-Premium, cuyo chófer lo había detenido a un lado de la carretera después de sufrir el pinchazo de una rueda. Aunque la Policía autonómica no descarta ninguna hipótesis, gana fuerza la de un despiste al volante, según fuentes consultadas por este periódico. Hasta el lugar del siniestro se desplazaron asistencias médicas y bomberos de Navarra, por cercanía geográfica con el lugar, y también Ertzaintza y equipos de emergencia de Álava.

La violencia del impacto -un vehículo en movimiento contra otro de gran tonelaje parado- obligó al grupo de rescate a emplearse a fondo para auxiliar a las víctimas. Fue necesario el empleo de una grúa para levantar y mover el transporte pesado y poder acceder al habitáculo del coche, convertido en un amasijo de hierros.

Nada pudo hacerse por salvar la vida de los dos septuagenarios, que murieron en el acto como consecuencia de las graves heridas que padecieron. Aunque en un principio se informó de la existencia de un único cadáver en el interior del turismo, poco después se dio a conocer la presencia de un segundo fallecido, ambos sentados en la parte delantera. Nadie más viajaba en los asientos traseros, igualmente destrozados. Como consecuencia de las labores de asistencia, la A-1 sufrió el corte de uno de sus dos carriles en sentido Vitoria, lo que ocasionó retenciones. A última hora de la tarde, cuando fueron trasladadas las víctimas al Instituto Anatómico Forense de Vitoria; retirados los vehículos y limpiada la calzada, se reabrió al tráfico el tramo afectado.

Seis víctimas en 2018

El accidente de Eguino es el más grave de los registrados en Álava en lo que va de año. Sus dos víctimas elevan a seis la fatídica relación de fallecidos en percances de tráfico en la red viaria provincial desde febrero, cuando sucedió el primero de los cinco con pérdidas humanas. El 9 de febrero, una mujer de 46 años, natural de Logroño, murió al chocarse el vehículo que conducía contra una furgoneta que circulaba por el carril contrario en la A-124, en Laguardia, muy cerca de la muga con La Rioja. En el mismo mes, el viernes 23, otra carretera menor, la A-624, se cobró la vida de un motorista de Legazpia, de 29 años, que impactó contra dos turismos en el cruce de Zuaza, entre Respaldiza y Arceniega.

La luctuosa secuencia se detuvo hasta mayo, cuando, al igual que sucedió en febrero, dos percances en seis días de margen tuvieron graves consecuencias. Esta vez, uno en la autopista AP-68 y el otro, en la N-240. En el primero murió un vecino de Santander, de 77 años, al salirse de la calzada y volcar el turismo en el que iba de acompañante en el municipio de Kuartango. El último accidente con resultado de muerte en las carreteras del territorio alavés hasta el sufrido este miércoles se produjo en el término de Legutiano. También en este caso un coche se salió de la calzada y se precipitó por un desnivel, lo que provocó la muerte de un bilbaíno de 30 años que iba de copiloto, en compañía de otros pasajeros que resultaron heridos de diversa consideración.

Tráfico en Álava