Fallece un cazador de 73 años al recibir un disparo durante una batida en Valdegovía

Efectivos de la Policía vasca interviene en el lugar del accidente./ERTZAINTZA
Efectivos de la Policía vasca interviene en el lugar del accidente. / ERTZAINTZA

El hombre, vecino de Vitoria, murió en el acto a consecuencia «de un tiro accidental de un compañero», en Ribera, en el parque de Valderejo

GABRIEL CUESTA Y JUDITH ROMERO

Un desgraciado accidente acabó ayer con la vida de Darío, un vecino de Vitoria de 73 años de edad cuando se encontraba disfrutando de una jornada de caza en el término municipal de Valdegovía. Según informó el departamento de Seguridad del Gobierno vasco, minutos antes de las 13.30 horas recibió «un disparo fortuito por parte de un compañero de batida» que acabó con su vida en el acto.

Fueron los propios cazadores quienes dieron la voz de alarma con una llamada al SOS Deiak 112. De forma inmediata, hasta el lugar se desplazaron agentes de la Ertzaintza, efectivos del cuerpo de Bomberos de Álava y sanitarios de Osakidetza, que no pudieron hacer nada por salvar la vida de Darío, casado, padre de dos hijos y cuatro nietos. Tanto la Policía autonómica como el departamento de Salud enviaron al lugar helicópteros por si fueran necesarios para proceder al rescate del cazador, muy conocido en la zona, ya que poseía una casa en Lalastra, donde solía pasar fines de semana y periodos vacacionales.

Una vez que los equipos de emergencia certificaron el fallecimiento del hombre, se dio aviso a instancias judiciales para que acudieran a autorizar el levantamiento del cadáver. El cuerpo del cazador fue trasladado después al Instituto Vasco de Medicina Legal, en Vitoria, donde le será efectuada la autopsia.

Consternación en Lalastra

El suceso, que tuvo lugar en las proximidades de Ribera, un pueblo que se encuentra deshabitado, situado en la parte alta del parque natural de Valderejo (Valdegovía), alertó a los vecinos de las localidades más próximas, como Villafría, donde las hermanas Rosa y Arantxa, al ver el despliegue, «nos hemos imaginado que había sucedido algún accidente de caza porque sabíamos que había batida», comentaban. De hecho, el fallecido, junto a otros cazadores, participaba en una batida de caza mayor, en concreto de jabalí, autorizada por la Diputación de Álava.

La noticia se extendió rápidamente también en la Lalastra, donde «era uno más», afirmaba el alcalde del concejo, Restituto Estévez. La localidad quedó consternada, como reflejaba Olalla, que desde la barra del Mesón Valderejo recordaba al fallecido. Era habitual que cuando estaba en el pueblo se acercara al establecimiento para tomar un café.

«Por aquí le conocíamos todos», añadía Carlos, también apesadumbrado, que compartía con la víctima la afición por la caza y que ayer degustaba de una mariscada con amigos en la Asociación Recreativa Sanza, en San Zadornil, localidad burgalesa que limita con Valderejo y que comparten sociedad de caza. La jornada lúdica también se vio empañada por la noticia.

No se pudo hacer nada por la vida del varón, que falleció al ser alcanzado por el disparo de forma inmediata, informan desde el Departamento de Seguridad. La batida en la que participaba el fallecido estaba autorizada por la Diputación.

 

Fotos

Vídeos