La extinción del incendio en la quesería Aldanondo provoca un vertido en el Egileor a su paso por Salvatierra

Estado del río Egileor./
Estado del río Egileor.

Vecinos de la localidad denuncian la aparición de grasas, cenizas y plásticos días después de la intervención de los bomberos. Técnicos de la Diputación y de URA han acudido a evaluar la situación

LAURA ALZOLA

La naturaleza alavesa también está sufriendo las consecuencias del incendio que destruyó la planta de la quesería Aldanondo en Salvatierra. Una semana después de que los bomberos extinguieran las últimas llamas en el polígono industrial Litutxipi, los vecinos de la villa han dado la voz de alarma. «Llevamos días observando el desastre, pero hoy hemos decidido llamar al 112», explicaba Arturo Rodríguez, vecino de la localidad y miembro de la plataforma Zadorra Bizirik.

Tanto el aspecto como el hedor que desprende el Egileor - río que recorre durante un kilómetro Salvatierra antes de unirse a las aguas del Zadorra- preocupan a quienes viven a sus orillas. Durante la mañana, técnicos de la Sección de Caza y Pesca de la Diputación y de URA (Agencia Vasca del Agua) se han desplazado a la localidad para tomar muestras y evaluar la situación.

Al parecer, parte del agua utilizada por los bomberos para extinguir las llamas llegó hasta las aguas pluviales. El vertido consiste de «kilos y kilos» de grasa, que se han ido acumulando por el fondo del río y se encuentran cubiertos por «una capa de cenizas y plásticos también provenientes de la quema». Desde Zadorra Bizirik advierten de que, como consecuencia de esta contaminación, se ha observado una mortandad de peces y de cangrejos. Concretamente, de loinas, bermejuelas y de cangrejos señal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos