El Estadio sumará otra piscina cubierta, más de mil metros de gimnasio y un centro de salud

Recreación del nuevo Estadio./Fundación Vital
Recreación del nuevo Estadio. / Fundación Vital

La Fundación Vital impulsa una reforma más ambiciosa del edificio central del complejo para convertirlo en un «referente deportivo del siglo XXI». La obra costará casi 6,2 millones de euros, arrancará a finales de año y estará lista en julio de 2021

María Rego
MARÍA REGO

Más moderno, más sostenible y con más servicios para sus 20.000 socios. Así se dibuja el Estadio que nacerá del «potente» proyecto para su reforma y que cambiará la fisonomía de su edificio central no sólo por fuera, con placas solares y una envolvente de aluminio y acero, sino también por dentro. Las instalaciones, pensadas «para los próximos 50 años», ganarán una piscina cubierta, sumarán 2.300 metros cuadrados destinados a la actividad deportiva e incorporarán nuevos espacios como un centro de salud y fisioterapia, entre los grandes cambios que traerán unas obras que arrancarán en diciembre. La idea es que la renovación del inmueble –que con casi medio siglo sobre sus vigas es el más antiguo del complejo– se ejecute por fases para reducir molestias y esté lista a mitad del verano de 2021.

Mueve el cursor para ver el antes y el después del Estadio.

El coste del plan impulsado por la Fundación Vital, y presentado en la mañana de este viernes por su presidente, Jon Urresti, ronda los 6,2 millones de euros (6.164.000 euros para ser concretos) aunque no repercutirá en el bolsillo del usuario pues las cuotas sólo experimentará la actualización anual habitual. La rehabilitación comenzó a tomar forma hace un año cuando se eligió la propuesta del arquitecto Jon Errazti, colaborador de Norman Foster, basada en la unión de edificios, en la creación de un 'Estadio batua'. Desde entonces, la idea no ha hecho más que crecer. «Tras varios meses de análisis y estudios se acaba de aprobar un proyecto que va mucho más allá y ambiciona posicionar al Estadio como referente deportivo del siglo XXI», ha explicado. El diseño inicial solucionaba la falta de espacio para los nadadores, pero no entraba en la distribución de los espacios interiores de un edificio muy parcheado que urgía una reforma «integral».

«Se acaba de aprobar un proyecto que va mucho más allá y ambiciona posicionar al Estadio como referente deportivo del siglo XXI» JON URRESTI, PRESIDENTE DE FUNDACIÓN VITAL

Esa transformación de arriba a abajo, desde las taquillas a las máquinas, se percibirá planta por planta. En la baja o 'zona seca' se triplicará la superficie del gimnasio fitness, que ocupará toda la parte frontal del inmueble –82 metros de lado a lado– y se valdrá de «particiones móviles» para la práctica de diferentes actividades. Spinning, crossfit... y cualquier otra disciplina con demanda tendrán cabida entre sus cuatro y luminosas paredes. Quienes lo utilicen disfrutarán de la luz natural y vistas a los jardines exteriores, «una enorme novedad que ninguna instalación deportiva del territorio dispone», ha señalado Urresti. Los vestuarios se reubicarán con «espacios más amplios» para mujeres, hombres y familias, y el spa desaparecerá para subir a la planta uno con cuatro veces más de espacio que ahora.

Lámina de agua desbordante

Allí, la 'zona húmeda', se producirá el gran cambio y origen de este ambicioso proyecto. La piscina de aprendizaje se trasladará al edificio juvenil –conocido como 'pingüinos' aunque el aumento de su temperatura (de 27 a 30 grados) es otro de los cambios previstos– y los nadadores tendrán a su disposición dos piletas de 25 metros cada una en forma de lámina de agua desbordante. Una de ellas se construirá con diferentes profundidades para que, además de hacer unos largos, se pueda aprovechar para otras disciplinas acuáticas, por ejemplo, aquagym. Las actuales instalaciones son utilizadas por el club Judimendi y a algunas horas, sobre todo por la tarde, quedaban sólo un par de calles para el resto de amantes de la natación, una de las razones que hicieron pensar en un primer momento en la necesidad de una reforma.

En esta misma planta, la primera, se mantienen los vestuarios y el gimnasio, en ambos casos con mayor espacio, y se repiensa una terraza que hoy sólo se llena de vida cuando luce el sol. El proyecto 'Estadio berria' la reconvierte en zona deportiva al aire libre (1.200 metros cuadrados) aunque en verano mantendrá su uso como solarium. Los abonados que suban un piso más, al segundo, se encontrarán con la tribuna, el área de pilates y yoga, el rocódromo –ahora en una altura inferior– y otra de las grandes apuestas de este Estadio «del siglo XXI», su centro de salud y fisioterapia. En sus salas será posible desde rehabilitarse de una lesión hasta recibir asesoramiento de un nutricionista o pedir cita para tratamientos estéticos.

El renovado edificio contará con placas solares, una fachada que favorecerá la eficiencia energética y mayor iluminación natural sostenibilidad

Todas las plantas estarán conectadas por escaleras interiores –también habrá un ascensor para personas con problemas de movilidad– para que el usuario no deba salir al exterior en ningún momento y pueda, por ejemplo, terminar su sesión en el gimnasio, cambiarse de ropa y darse un masaje sin pisar la calle. Sí que tendrá que dar algunos pasos para llegar al nuevo área de coworking que se creará en el antiguo club social, junto al bar, donde se ubicarán también las oficinas del Estadio. Por ahí, y por la zona de pingüinos, arrancará la obra a finales de este año. Esta primera fase se prevé que esté rematada en febrero de 2020 y, un mes después, los operarios se pondrán manos a la obra con la modernización de las instalaciones técnicas. En julio de ese año se espera que comience la remodelación integral del edificio central para acabar un verano después por completo con un proyecto concebido en términos eco.

Habrá placas solares, la fachada energética evitará condensaciones –«cambiará radicalmente la sensación ambiental de calor», ha indicado– y se apostará por la iluminación natural. Y si cualquier abonado tiene alguna duda sobre el futuro del Estadio, si la actividad a la que está apuntado se verá afectada o cuándo podrá estrenar la segunda piscina tendrá una oficina en la Fundación Estadio, información en la web -con seguimiento en tiempo real de las obras- y se organizarán visitas al complejo mientras renueva su imagen.