La estación de Dato tendrá un nuevo edificio acristalado, tres plantas subterráneas y un gran parking

La nueva estación y el corredor soterrado. /J. M BenítezGráfico
La nueva estación y el corredor soterrado. / J. M Benítez

El alcalde Urtaran y el Gobierno vasco trasladan a Fomento una ambiciosa propuesta para reformar la terminal y adaptarla al soterramiento del tren

IOSU CUETO

Dos décadas después de empezar a soñar con la llegada soterrada del Tren de Alta Velocidad (TAV), Vitoria descubre una de las piezas clave del proyecto: su nueva estación. Según ha podido saber EL CORREO, el Gabinete Urtaran y el Gobierno vasco han presentado al Ministerio de Fomento una propuesta que incluye tres novedades de calado. La primera, la construcción de un edificio acristalado sobre la actual playa de vías que se unirá a la terminal de Dato -cuyo edificio se mantiene- y que permitirá que los viajeros también puedan entrar y salir desde el campus. Además, la profundidad de la infraestructura alcanzará los 23 metros, un espacio suficiente como para habilitar tres plantas subterráneas y un gran parking de 641 plazas, 578 para los usuarios y 63 para los trabajadores. Este edificio, que incluirá también zonas comerciales y de restauración, será el eje sobre el que pivotará la faraónica obra, que al acabar con la brecha ferroviaria abrirá la puerta a una transformación urbana sin precedentes. Si se cumplen los plazos anunciados, el primer AVE parará en Vitoria en 2023.

Si bien es cierto que el proyecto de integración de la 'Y vasca' y de construcción de los nuevos andenes de Dato está sin cerrar, las instituciones implicadas coinciden en señalar que en cuestión de «semanas» se concretará «la solución» para Vitoria. De hecho, la delegación vasca ha enviado esta semana a Fomento el plan que hoy desvela este periódico y el próximo lunes mantendrán una reunión que podría ser clave en Madrid. «En las cuestiones básicas estamos de acuerdo, como en la posibilidad de que los viajeros puedan llegar a la misma puerta de la estación a pie, en bici, en coche, en urbano, en taxi y, por supuesto, en tren. Y en superficie queremos que la ciudad gane el terreno que ahora ocupan las vías. Estamos hablando de un proyecto histórico, que afecta a varias generaciones», enfatiza el regidor Urtaran.

Escaleras mecánicas

La mejor manera de valorar el proyecto es imaginarlo en funcionamiento. Cuando el viajero se ponga a pie de calle ante la estación por la actual entrada de Dato, encontrará que el edificio -inaugurado en 1935 y protegido por la normativa urbanística- apenas ha sufrido cambios. Pero al entrar, descubrirá la principal novedad en el lateral opuesto, donde ahora están las vías. La zona de andenes habrá dejado paso a un luminoso edificio de forma cuadrada y piel de cristal unido al bloque principal. En su interior verá escaleras mecánicas y ascensores que comunicarán con los pisos inferiores.

Noticias relacionadas

En la planta -1, que aprovechará la luz de este primer hall, el usuario se encontrará el vestíbulo principal con la zona de control de accesos -con tres escáneres-, máquinas de autoventa de billetes y diversos locales de oficinas para operadores, así como para tiendas y bares. Este nivel también contará con accesos directos a los viales de tráfico -el corredor de cuatro carriles, dos por sentido, que discurrirá bajo tierra entre la plaza de toros y el paseo de La Senda, por encima del túnel ferroviario-, una parada del urbano, otra de taxis con 25 plazas y un pequeño aparcamiento de 63 plazas para empleados.

El plan incluye la posibilidad de crear 50.000 metros de zonas comerciales en el complejo Iniciativa privada

Un piso más abajo, en el segundo sótano, estarán las zonas de embarque, con cinco puntos de 'check in' o entradas, 'sala club', zona de restauración y conexión con 378 plazas de parking subterráneo. Hay que tener en cuenta que otras 200 plazas de garaje estarán justo encima de este nivel, en la entreplanta denominada -1,5, que solo albergará vehículos sin interferir en el tránsito del viajero.

Una vez superada la zona de embarque, el lector bajará en otras escaleras mecánicas -o ascensores- a la planta más profunda, la -3, el lugar al que llegarán los trenes. En concreto, la alta velocidad ocupará tres andenes (uno lateral y dos centrales, 5 vías); los convoyes convencionales discurrirían por otro andén más (1 vía); y separada por un muro de esta amplia zona discurriría otra calle de mercancías.

Hay otro elemento que dispara las posibilidades de la estación para albergar superficies comerciales. Y es que, al margen de todo lo descrito, la documentación que manejan las instituciones contempla la posibilidad de aprovechar el gigantesco 'cajón' subterráneo que deberá abrirse para albergar 51.000 metros cuadrados -repartidos entre la planta -1 y la -2- de «uso privado». Dicho de otra forma, para que cualquier operador se haga con ellos.

Lo que parece descartado es el acceso peatonal a la estación que se barajó en su día desde la plaza Green Capital, junto al Iradier. Esa alternativa no figura entre las prioridades de Fomento, así que bastará con la doble entrada -la de Dato y la nueva en el lateral del campus- de la nueva terminal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos