114 establecimientos de Álava ya sirven el agua en jarra

El diputado Josean Galera, primero por la derecha, junto a representantes de las asociaciones de consumidores./DFA
El diputado Josean Galera, primero por la derecha, junto a representantes de las asociaciones de consumidores. / DFA

La Diputación y asociaciones de clientes apuestan por dejar de usar botellas de plástico para defender el medioambiente

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Cada vez más gente está concienciada de los perjuicios que suponen los plásticos para nuestro medioambiente. Un problema global que se puede disminuir con pequeños gestos y un cambio de hábitos. Por eso, la Diputación alavesa plantea que los consumidores que opten por el agua cuando acuden a un bar o un restaurante soliciten que se les sirva en jarra para intentar reducir de alguna manera los 44 kilogramos de residuos plásticos que genera cada ciudadano en el territorio.

Una campaña que arrancó hace un año con una campaña con el sector hostelero y que ahora ha reunido a las principales asociaciones de consumidores de la provincia. En una primera etapa se repartieron entre las instituciones y los locales hosteleros botellas de cristal, que ya son visibles en 114 establecimientos de Álava. Pero con esta iniciativa se pretende que quienes entonces no se atrevieron a dar el paso de sustituir el plástico por cristal lo hagan ahora 'empujados' por la clientela.

«La gente no tiene que 'cortarse' a la hora de pedir agua en jarra o en vaso de cristal, lo que le debería de dar 'corte' es beber de una botella de plástico«, resumió este jueves Arantza López, de la organización de consumidores y usuarios vascos (EKA-ACUV). De hecho, la Diputación mostró su disposición a seguir repartiendo más recipientes de cristal entre los bares y restaurantes del territorio, donde el agua tiene -según las autoridades- «una calidad absoluta».

Un paso más, pero no el último en la lucha contra el plástico. Y es que el diputado de Medio Ambiente Josean Galera invitó a los ciudadanos a recurrir a bolsas de tela o de papel e incluso acudir a los denominados comercios de proximidad con 'tuppers' para evitar la acumulación de residuos.