840 empresas de Vitoria tendrán que pagar íntegro el impuesto del IAE

Vista panorámica del polígono industrial de Júndiz, uno de los principales centros empresariales de Vitoria donde se ubican muchas de las compañías afectadas. /Jesús Andrade
Vista panorámica del polígono industrial de Júndiz, uno de los principales centros empresariales de Vitoria donde se ubican muchas de las compañías afectadas. / Jesús Andrade

El Tribunal Superior del País Vasco tumba el recurso de la patronal para que disfrutaran en 2017 de un 75% de descuento en el abono de este tributo

DAVID GONZÁLEZ y JUAN CARLOS BERDONCES

Tras meses de desencuentro, el pulso entre el Ayuntamiento de Vitoria y SEA Empresas Alavesas por el impacto del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se decanta, parece que de manera definitiva, para el primero. Según ha sabido este periódico, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) acaba de dar la razón al Gabinete Urtaran que, por falta de acuerdo político con la oposición, no aplicó a las 840 empresas de la capital afectadas por la nueva medida fiscal las bonificaciones que sí disfrutaron otras sociedades del resto de Álava. El fallo se circunscribe al ejercicio 2017, en el que hubo un descuento del 75% en este tributo -regulado por una norma foral aprobada en Juntas- a las compañías alavesas con facturaciones entre uno y dos millones de euros, que antes estaban exentas. Las vitorianas quedaron al margen.

En una sentencia a la que ha tenido acceso en exclusiva EL CORREO, el TSJPV desestima el recurso presentado en octubre del año pasado por la patronal alavesa. SEA acudió entonces a los tribunales en nombre de un centenar de compañías afincadas en la capital que se sintieron damnificadas por la decisión municipal. Otras tantas presentaron recursos por su cuenta. Mientras que alrededor de 640 aguardaron acontecimientos.

En su contexto

200
empresas de Vitoria presentaron a finales del año pasado recursos de reposición y reclamaciones económico-administrativas contra las liquidaciones realizadas por el Ayuntamiento en 2017 en concepto de Impuesto de Actividades Económicas (IAE) porque esos recibos no incluían bonificaciones en el pago del tributo.
Facturar de 1 a 2 millones
Desde el 1 de enero de 2017, las empresas que facturan en Álava entre 1 y 2 millones de euros tienen obligación de pagar el IAE -antes lo tenían que abonar quienes facturaran más de 2 millones-. Para compensar a las compañías que por primera vez han de abonar este impuesto se aprueba una norma foral en Juntas reguladora de este tributo y que incluye descuentos.
Bonificaciones tres años
Se contemplan bonificaciones del 75% en el recibo de 2017, del 50% en 2018 y del 25% en 2019.
Vitoria, sin acuerdo
Pese a lo estipulado en la norma foral, la falta de acuerdo político en el Ayuntamiento de Vitoria hizo imposible aprobar bonificaciones para 2017. De ahí que alrededor de 200 compañías del territorio presentaran recurso.

A todas ellas afecta -directa o indirectamente- esta resolución timbrada en Bilbao por la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo. Contra este fallo, eso sí, cabe recurso ante el Tribunal Supremo.

Sin embargo, se antoja complicado que SEA, u otras compañías por su cuenta, apelen. Y es que, curiosamente, el TSJPV tumba el recurso al entender que se registró fuera de plazo. En este sentido, la sentencia habla de «inadmisibilidad» por recibirse la demanda de la patronal pasados los dos meses desde la aprobación de la nueva norma fiscal foral, el 23 de diciembre de 2016. Es decir, ni siquiera entra a valorar el fondo del asunto, si las empresas vitorianas afectadas tienen el mismo derecho que las restantes de la provincia a disfrutar de esa bonificación inicial del 75%.

«1,5 millones de euros»

En base a este fallo parece difícil que al menos la patronal continúe adelante en los tribunales. Tiene hasta finales de agosto para adoptar una decisión. ¿Pero por qué no recurrieron los afectados vitorianos antes de los dos meses marcados por la ley? Fuentes empresariales apuntan a la imposibilidad de apelar antes de febrero de 2017, cuando expiraron los dos meses marcados por el Código Civil, ya que en el Ayuntamiento aún no se había llegado a ninguna postura sobre estas bonificaciones. Estos mismos medios cifran ahora el perjuicio global de estas 840 firmas en «unos 1,5 millones de euros».

El Gabinete Urtaran siempre ha defendido que no pudo aplicar esa rebaja porque no obtuvo los apoyos suficientes en el pleno para modificar su ordenanza del IAE. La primera vez que abordó el asunto, tan sólo tuvo de su lado a su socio de gobierno, el PSE. En consecuencia, se desentendió en un primer momento de las bonificaciones aprobadas por la Diputación al resto del territorio.

Estos descuentos puntuales comprenden tres ejercicios fiscales (2017, 2018 y 2019) y tienen un carácter progresivo para facilitar la adaptación de las compañías afectadas al nuevo marco tributario. Antes, este gravamen únicamente se aplicaba a aquellas con más de dos millones de euros de facturación anual.

Las claves

Camino judicial
Contra este fallo cabe recurso al Supremo;SEA tiene hasta finales de mes para registrarlo
La razón de la polémica
Las firmas vitorianas recurrieron porque en el resto de Álava sí hubo bonificaciones

El primer ejercicio fiscal con el nuevo régimen, el de 2017, era el más benigno. La administración foral marcó una bonificación del 75%. Es el porcentaje del que han quedado privadas las 840 firmas vitorianas implicadas. En el actual curso, la deducción desciende al 50%. Y la última rebaja ocurrirá en 2019. Será del 25%. Al menos, estas 840 sociedades sí se beneficiarán de las bonificaciones este año -y casi con toda seguridad el próximo- gracias al acuerdo alcanzado entre los grupos municipales de PNV, PSE y PP.

La decisión de los tres magistrados del TSJPV, así como sus argumentos, ha causado «enfado» y un sentimiento de «indefensión» en parte del tejido empresarial local afectado por este polémico cambio del Impuesto de Actividades Económicas.