Emilio Aragón: «No sé si tengo talento pero siempre he sido muy curioso»

Emilio Aragón es uno de los galardonados con el premio Joan Ramón Mainat del FesTVal./Jesús Andrade
Emilio Aragón es uno de los galardonados con el premio Joan Ramón Mainat del FesTVal. / Jesús Andrade

Se define como «un contador de historias» en Vitoria, donde recoge un premio Mainat y repasa su trayectoria. «Me quedan muchas cosas por hacer»

María Rego
MARÍA REGO

Algunos le recuerdan como un miembro más de los desternillantes payasos de la tele, hay quien conserva su imagen asociada a un esmoquin y unas deportivas blancas y para otros será siempre el doctor Martín de 'Médico de familia'. Emilio Aragón (La Habana, 1959) ha dejado imágenes para la historia de la televisión, pero su biografía en el medio audiovisual se escribe aún en presente. «No me pongo delante de las cámaras porque disfruto muchísimo detrás y también con la fase del papel en blanco», confiesa este comunicador, actor, director, productor, guionista, músico y escritor a quien le están «tentando» con una película para colocarse de nuevo bajo el foco.

El hijo del eterno Miliki ha repasado este sábado su curriculum en un encuentro celebrado durante la última jornada del FesTVal, donde recoge uno de los premios Mainat, en su caso, a una trayectoria que arrancó hace cuatro décadas. De aquellos primeros pasos rescató una anécdota con el maestro Chicho Ibáñez Serrador. «Me llamó cuando tenía 21 años, todavía con granos, para la prueba del 'Un, dos, tres...', la hice y me dijo: 'Lo has hecho bien pero todavía eres joven, y no te quites las gafas», recordó ante los atentos oídos del hijo del creador del mítico concurso y su calabaza. Aragón se refirió también a otros «gigantes» de la pequeña pantalla como Valerio Lazarov, el genio del zoom, hacia quien sintió «una atracción fantástica» o el empresario de comunicación Maurizio Carlotti.

Una generación «con suerte»

Con ellos, y con otros profesionales del medio, ha atravesado etapas claves de la televisión. «Somos una generación que hemos tenido la suerte de poder vivir cosas históricas», señaló con la vista puesta en el nacimiento de los canales autonómicos o de las privadas. Era otra época y Antena 3 llenaba el Palau Sant Jordi con una gala -un falso directo, en realidad- que subía a «700 y pico personas» al escenario, incluidas las Spice Girls. «Y todavía quedan muchísimas cosas por hacer», advirtió embarcado en el proyecto Estudio Caribe, desde donde desarrolla productos musicales, de animación, directos... «Nuestro motor es hacer cosas de las que de verdad estemos satisfechos y, sobre todo, divertirnos durante el viaje», explicó en Vitoria el rostro que animó las noches en millones de hogares con programas como 'VIP' o 'El juego de la oca'.

En su etapa más reciente aparecen varias nominaciones a los Goya, la serie 'Pulsaciones' o la película 'Una noche en el Viejo México'. «Tengo la suerte de hacer lo que me gusta», reconoció agradecido por el reconocimiento del público, «el mejor regalo que te pueden hacer». Aragón, que se definió como «contador de historias», aseguró que en su vida profesional también se encuentran fracasas pero que de las malas experiencias se aprende. «No sé si tengo talento pero toda mi vida he sido muy curioso», se retrató antes de analizar el momento actual de la pequeña pantalla. La televisión que se hace en España, dijo, es referente. «Lo apasionante es que hay muchísimo talento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos