Elciego, a ritmo de Celedón