La Diputación de Álava paraliza la rebaja del IRPF reclamada por el PP

Edificio de la Hacienda foral, en Vitoria./E. C.
Edificio de la Hacienda foral, en Vitoria. / E. C.

Ramiro González descarta la medida fiscal, ya que la propuesta de los conservadores no explica cómo se podrían compensar los 5,2 millones que dejarían de entrar en las arcas forales

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Carpetazo. El Gobierno de Ramiro González se ha apoyado en el criterio de los técnicos de Hacienda para descartar la rebaja del 1,5% en el IRPF que defendía el PP de Álava. El diputado general ha considerado que esta medida supondría incumplir con la norma de gasto, ya que la propuesta de los conservadores no explica cómo se podría compensar ese dinero -se calcula que 5,2 millones de euros- que se dejaría de ingresar a las arcas forales.

Con esta medida, el mandatario del PNV entiende que así se ha puesto punto final a la tramitación de este plan -que buscaba «aliviar la presión fiscal sobre los alaveses», según la portavoz de los conservadores Ana Morales- ya que «atenta» contra los reglamentos en materia fiscal.

«La aplicación de esta desviación supondría una desviación de 5,2 millones de euros y, por lo tanto, no respeta con el equilibrio financiero exigido. Lo hace, además, sin indicar la partida del presupuesto que debe soportar la disminución, lo que supone, según el artículo 130 del Reglamento de Juntas Generales de Álava, una ruptura del equilibrio presupuestario de ingresos y gastos«, ha subrayado.

El equipo de gobierno retiró su propia propuesta de deflactación cuando el PP, EH Bildu y Orain Araba (los cuatro expulsados de Podemos) aprobaron una inesperada líneas de ayudas que suponen la creación de un 'cheque bebé' y complementos para los pensionistas mayores de 65 años. Unas medidas que supondrán un impacto económico de cuatro años y tendrán un complicado encaje en las Cuentas.

Protesta del PP

La respuesta del PP no se ha hecho esperar. Morales ha acusado al Gobierno foral de llevar dos años «sin ajustar al IPC (el Índice de Precios de Consumo) los impuestos que pagamos los alaveses para que no tengamos que pagar de más». «El bloqueo de nuestra propuesta supone un castigo innecesario a las familias alavesas porque en estos dos años hay un excedente de recaudación de 283 millones de euros y el PNV en insistir en que paguemos de más. Oponerse a esta medida supone una subida fiscal encubierta», ha clamado.

Estas declaraciones obtuvieron respuesta por parte del Gobierno foral. Recordaron a los conservadores que en 2018 ya hubo una deflactación ajustando las tarifas del IRPF y deducciones al IPC, a la vez que mostraron su desconfianza sobre el origen de las cifras aportadas por Morales.